LOADING

Type to search

Lo que ELLAS quieren es que nosotros las escuchemos

Avatar
Share

¡Porque nunca me escuchas! ¡no me pones atención cuando te hablo!, son quejas, quejas que muchas veces escuchamos de parte de nuestras mujeres. Uno de los errores que cometemos repetidas veces es…

 ¡Porque nunca me escuchas! ¡no me pones atención cuando te hablo!, son quejas, quejas que muchas veces escuchamos de parte de nuestras mujeres. Uno de los errores que cometemos repetidas veces es no saber escuchar, o me lo van a negar? 

 Y es que por naturaleza, las mujeres necesitan contar sus problemas para aliviarse un poco de ellos, por esa razón en muchos casos ellas hablan mucho más que los hombres. ¿Y cuál es el problema? ¡Que no las sabemos escuchar!

Este es el pleito con ellas el no escuacharlas, muchas de ellas nos critican por ser insensibles y no ponerles un poco de atención.

El hecho de que ellas nos cuentan sus problemas no quiere decir que nosotros tengamos que darles una solución ¡no!,  ellas no nos piden solución, sólo nos piden que las escuchemos. La solución, o mejor dicho nuestra opinión sólo la tendremos que dar cuando ellas mismas nos la piden. Y eso ya es otro tema a seguir.

Como indican en el libro Los Hombres son de Marte y las Mujeres son de Venus, el hombre cuando tiene un problema se lo guarda e intenta solucionarlo él sólo, ya que en la mayoría de los casos su orgullo o mejor dicho aún ese machismo predominante no le permite pedir ayuda externa. La mujer, en cambio, siente que hablando está buscando una solución al problema, y comentándolo con otros se libera y puede pensar mejor. Sin embargo,  aunque parezca repetitivo, cuando una mujer nos cuenta algo no nos está pidiendo siempre una respuesta, o una solución al problema que le aflije, ésto hay que tenerlo en claro para evitarnos una discusión.

Ese desahogo que ellas nos confían no es necesriamente para dar una solución o nuestra opinión sobre todo lo que nos cuentan. No nos cuentan algo para que les digamos “tienes que hacer ésto o lo otro”. Nos cuentan por contarnos, y nosotros tenemos que saber escuchar y comprenderlas.

A las mujeres les encanta a hablar y creo que a veces no hay nada más lindo que quedarse callado y escucharlas, ver sus gestos y las cosas que nos dicen y sus ocurrencias.

Por tal razón si la amas ten paciencia, escúchala y deja tu opinión de lado por un tiempo, verás como todo es mejor. Y los resultados serán muy satisfactorios.

 

 

Siguenos:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Next Up

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux