LOADING

Type to search

Los Celos: Diferentes formas de sentirlos y manifestarlos entre…

Avatar
Share

Hombres y Mujeres

  Los celos son un sentimiento malo para cualquier persona, cuando se tienen en exceso, generalmente el que los padece es quien sufre más en cualquier relación. 

  Pero a pesar de que el sentimiento debiera ser el mismo, tanto hombres como mujeres, la forma de sentirlos, de manifestarlos e incluso de vivirlos, lo expresan totalmente diferente.

  En muchos casos los celos son injustificados, él o la celosa ven cosas donde no las hay, y esta situación provoca llegar a tener una relación violenta en ciertos momentos. Es por eso que antes de comenzar una relación seria con un hombre o mujer celosa preste mucha atención a las diferentes reacciones.

  El hombre celoso: El hombre por encima de todo tiene un sentimiento de temor e inseguridad, por eso intenta ejercer poder sobre la mujer para no perder el control sobre ella. Por supuesto que por el hecho de cuidar, proteger y estar al pendiente de su mujer, puede provocar ciertos celos, pero estos son digamos: ‘‘normales, controlables y explicables’.

  Pero eso se vuelve grave, cuando esos celos son obsesivos, a veces son enfermizos y por lo mismo incontrolables, y esto se debe a que el hombre tiene miedo a que otro vea a su mujer, que disponga de su tiempo, de su atención y por supuesto de su cuerpo y hasta imagina que en alguno momento, la poseerá. Y el solo imaginarlo lo atormenta, no lo soporta!, y vive esta agresión (aunque sea imaginaria) como una pérdida de su virilidad. El celoso aceptaría que su mujer le abandonara, pero jamás podría admitir que fuera por otro. Al mismo tiempo, se imagina a este otro, sea real o no, como una persona que posee el poder sexual que él ha perdido.

  El hombre celoso vigila la apariencia de su mujer y controla su empleo del tiempo, como si ella fuera una aprendiz de él mismo. Cualquier transgresión de las costumbres provoca una avalancha de comentarios y preguntas. Limita su autonomía, su vida gira alrededor de ella y aísla a los amigos y familia. Si además tiene pruebas de una traición, puede adoptar una actitud violenta, humillando a su pareja o demostrando su fuerza. No deja de dominarla, por todos los medios, porque por nada del mundo piensa renunciar a ella. 

  La mujer celosa: Para la mujer, el amor está acompañado de: “¿Me quiere verdaderamente por lo que soy?”. Ya sea debido a una falta de seguridad en sí misma o a un deseo desmesurado de posesión y es cuando una mujer se vuelve celosa compulsiva, incontrolable, enfermiza. 

  Y en esos casos su miedo a que la abandonen es tanto y tan violento, que transforma los celos en un deseo inconsciente de dominar por completo al hombre, a través de su exigencia amorosa.

  Cuando la mujer es celosa en grado superlativo, busca pruebas materiales: olores y perfumes poco habituales, un documento olvidado en los bolsillos de la ropa, un cabello en la ropa, o quizás espiar el teléfono móvil de su pareja o algo mal puesto en el carro de él.

 Y al más mínimo indicio de una ‘supuesta infidelidad’, (que muchas veces no es cierta), su actitud se exacerba hasta creer que en cualquier momento la abandonarán. Llora, amenaza… Se esfuerza en descubrir a su rival para poder desestabilizarla y desvalorizarla a los ojos de su pareja. Finalmente, no duda en cerrarle la puerta en pleno rostro a la persona que creía amar y lo rechaza sin darle la oportunidad de hablar. 

  Lidiar con una persona celosa no es fácil. Y ser una persona celosa es un calvario. Por eso, a continuación te damos algunas sugerencias que te pueden ayudar a controlar esos celos, ya seas tú o tu pareja quien los tenga, sienta y viva. Y son:…

•-. Hay que buscar ayuda profesional inmediata, cuando notes que ya son ‘‘exagerados e incontrolables’.

•-. La persona debe reflexionar cuáles son las situaciones que provocan esos celos. Y ser lo más objetivo posible para saber si son reales o  cuáles no tienen fundamento.

•-. La persona celosa debe hablar con su pareja para expresarle sus sentimientos y decirle que le ayude a ver con claridad lo que sucede.

•-. La persona celosa debe pensar que su pareja no es propiedad exclusiva de él o de ella. Tiene que aceptar que la pareja debe trabajar, conversar con otros, reírse con otros y compartir algunas actividades sociales con otras personas sin llevar una relación amorosa con ellos.

  Los celos enfermizos, reflejan una dependencia desmedida hacia la pareja. Si sabe que esto le esta pasando debe esforzarse por dejar que su pareja se relacione con personas de ambos sexos, no es bueno que intente prohibir las amistades, por que eso solo traerá más problemas a la relación. 

  Cuando los celos vienen acompañados de violencia, la pareja debe acudir a un psicoterapeuta que les ayude a salvar la relación. 

  ¡Atención!, aunque el celoso o celosa prometa que va a cambiar, será imposible que lo logre si no recibe ayuda psicológica adecuada, en este caso ambas partes sufren, por eso es fundamental que exista el deseo de no lastimar a la pareja y buscar ayuda.  

Siguenos:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Next Up

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux