LOADING

Type to search

Madre María Teresa de Calcuta

Avatar
Share

Probablemente hay pocos países en el mundo, con tanta disparidad como La India, que a pesar de que posee inmensas riquezas, una de las poblaciones más numerosas del planeta y uno de los tres hombres..

(1910-1997)  

“La Monja de los callejones”

 
Probablemente hay pocos países en el mundo, con tanta disparidad como La India, que a pesar de que posee inmensas riquezas, una de las poblaciones más numerosas del planeta y uno de los tres hombres más ricos en el mundo, también se puede decir que, en la mayoría, es un pueblo hambriento, enfermo y en los limites de la dignidad humana…. Pero allí, entre la muchedumbre, actuó sin descanso una monja, vestida con su sari blanco bordeado de azul, sostenida sólo por una fe inquebrantable; es la Madre María Teresa de Calcuta. 

 Agnes Gonscha Boyaxhiu (su nombre real), nació en Skopje, que era parte de Albania (Yugoslavia), en1910, en el seno de una familia de la pequeña burguesía. Sus padres tenían pensado llamarla solamente Agnes, pero cuando vieron su cara parecida a un capullito, le agregaron Gonxha, que en albanés quiere decir capullo en flor. 

 De pequeña, Agnes y su hermana participaban en las labores de la parroquia. Sus horas libres las pasaba en la biblioteca de la Iglesia. 

 A los 12 años sintió el deseo de convertirse en monja. Lo consultó con su madre, y ella le aconsejó que no forzara ese sentimiento. Pasó largas horas rezando en la iglesia junto a su mamá, en busca de una respuesta. 

Precisamente, a causa de esos misioneros tuvo noticia de aquel mundo de infelicidad y sufrimiento. Su sensibilidad y su fe la hicieron tomar la decisión en seguida, elegir su camino; a los 18 años entró en la congregación de Nuestra Señora de Loreto, en la India. Pero antes tuvo que pasar dos meses en la Abadía de Loreto, en Irlanda aprendiendo el idioma inglés, ya que por aquel entonces, la India era una colonia inglesa. 

  En noviembre de 1928, partió hacia el Noviciado en Darjeeling (Calcuta), uno de los centros culturales británicos más importantes de la India. Al convento asistían, para tomar clases con las monjas, los niños ingleses. Pero a Agnes, eso no le bastaba y también les daba clases a los chicos humildes; paralelamente se dedicó a aprender idiomas y allí permaneció 20 años. Abandonó el colegio, porque quería dedicarse a los pobres que estaban fuera de aquel oasis de tranquilidad y bienestar. 

 Al observar la muerte en las calles, la Madre Teresa no lo dudó y decidió salir del convento a recorrer la ciudad. Pidió permiso a las autoridades eclesiásticas, pero se lo negaron.  Los asustaba la idea de que una monja europea anduviera por las calles en una época de grandes disturbios sociales, políticos y religiosos. 

  Pero ella siguió insistiendo, y ante la obstinación, el Arzobispo de Calcuta le puso como condición, para salir por las calles, que dejara de ser monja para convertirse en una laica. No se dio por vencida y elevó su pedido al Vaticano. Finalmente, en julio de 1948, recibió la autorización desde Roma, para recorrer las calles de Calcuta, sin perder su condición de monja. 

 La hermana Teresa deja el convento a los 38 años de edad. Copia el atuendo que usan las personas de los arrabales y comienza a usar un sari blanco con bordes azules. Primero toma un curso de medicina en una misión médica en Patna, India. De vuelta en Calcuta, renta una cabaña en un barrio marginal y comienza a enseñar a los niños pobres. 

  La gente le ayuda, le regala sillas y un armario 

  Un día salió a caminar por el suburbio de Motijhil infestado por la basura y las cloacas desbordantes. Se sentó en la calle y empezó a dibujar en la tierra con un palo. Unos niños se acercaron curiosos al ver una monja vestida con ropa india que dibujaba en el suelo. Enseguida dio una breve clase y compartió la comida con los pequeños. Así durante una semana, hasta que un cura le dio dinero para que creara una escuela. A los 2 meses se sumaron 56 alumnos y la gente comenzó a obsequiarle muebles, útiles y medicamentos en señal de agradecimiento. 

  Decidió ir más allá y se internó en un barrio mucho más pobre llamado Tijalba. Nadie se había atrevido a ir allá. Las calles estaban pobladas de leprosos, abandonados por sus propias familias. La Madre Teresa salió a pedir ayuda a las parroquias. En muy pocas la ayudaron, la humillaban y la insultaban e incluso la llamaban "La monja de los callejones" y se reían de esa mujer que prefería rodearse de leprosos antes que estar con la gente poderosa…. Y así fue toda su vida, dando todo, de lo poco que poseía, sin esperar recibir nada. 

    A partir de 1990 le empezó a fallar el corazón, le pusieron un marcapasos que la volvió a levantar y la hizo trabajar más fuerte que nunca.   El papa Juan Pablo II llegó a pedirle personalmente que no trabajara tanto, pero ella no le hizo caso. 

  En sus últimos años, su precario estado de salud no le impidió trabajar a favor de los más necesitados hasta las últimas fuerzas

  La Madre Teresa de Calcuta falleció a los 87 años, el 5 de setiembre de 1997 víctima de un paro cardíaco. Miles de personas de todo el mundo se congregaron en la Iglesia de Santo Tomás para despedirse de quien es considerada una de las personalidades más influyentes del siglo XX y un símbolo del amor a los más pobres y desamparados…  ¡Gracias por su dedicación y amor!  Madre Teresa de Calcuta.

 

Siguenos:
Previous Article
Next Article

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Next Up

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux