LOADING

Type to search

…ME JUI CON LA FINTA

Luis Ruiz
Share

Quiii’oooonda!!!, ¿cómo están mis tuerquitas cromaditas?, ¿a todo dar?… y qué me dicen esos tornilletes ojeeee/ras de perro bailarín, como se les ha ido… -la vida, bien?… Po’s ojalá que sí y ya saben que yo les deseo el doble de lo que deseen pa’mi… así que allá ustedes lo que me deseen.

Y pa’ empezar, les voy a echar uno bien güeno, y no se hagan que no les gusta, porque que sé que lo están deseando… Pues si, el chistorete sangrón de hoy Señoras Maduras… Aí tá:

Resulta que la noche de un sabadito, conquisté a una señora madura en un nai clu (night club, pues).

Tenía muy buen aspecto para ser una mujer de unos 55 años  -además, se veía muy encamable-, era guapa, elegante, distinguida y sin querer, me encontré pensando que quizá tendría una hija preciosa de unos 30 y tantos años.

Tomamos varios drinks, salimos al parking y ahí nos hicimos algunas caricias fogosas… De repente me preguntó si había tenido un ‘Doble Deportivo’…

¿Un queeeé?, no creo, ¿qué es eso?

Es un trío con madre e hija, me contestó.

Casi grité: ¡Nooo! y me sentía muy excitado…

‘Pues esta es tu noche suerte’ -me dijo-, y nos fuimos para su departamento (pensé para mis adentros, ‘la hija ha de estar preciosa’), ese solo pensamiento me excitaba más…

Llegamos a un edificio, en una área elegante.

En el estacionamiento solo se veían Mercedes Benz, Lexus, BMW, etc.

Subimos en un ascensor y luego directo a su departamento. Entramos (se me aceleró el ritmo cardíaco imaginando al monumento de hija que tendría), se quitó los zapatos y los aventó y empezó a desvestirse muy lentamente y de repente gritó…:

Mamá, ¿todavía estás despiertaaaaaa?…

                                                       je, je, je…

Antes de seguir, debo aclarar que esto es no’mas un chistorete, ehhh!, pa’que ni empicen con sus  ‘mermuraciones’ de: ‘ándele güey, por libinidoso!’

Pero en fin, lo que si es cierto, es que el pasado viernes me jui al cine (yo y mi alma o sea, solito)… porque tenía ganas de ver la nueva versión de Terminator, que le han hecho tanta publicidad y me dijeron que estaba rete buena… Y fíjense que a propósito fui a la penúltima función dizque para no encontrar tanta gente… ja!, que nooo?… Si hasta parecía que la entrada era gratis y con palomitas incluídas… Pa’ comprar el boleto había cola. Pa’ entrar, había cola. Pa’miar había cola (güeno, eso es normal… sino como); en fin, había muchos cinefilos y molesto pensé: “¿po’s qué esta bola de güeones no tendrán otra cosa que hacer?”… Por fin entré y después de soportar unos 15 ó 20 minutos de cortos y comerciales, empezó la película y muy pronto empezó la acción.  La neta estaba mas o menillos la película, pero en algunas escenas, si ‘dialtiro’ se la jalaban, y tal vez por eso o porque ya iba medio cansado de un largo día de trabajo, pos sentí que el cansancio también le llego de mis nachas, -que afortunadamente no se durmieron, porque sino, ellas empiezan a roncar… yo me conozco, yo me conozco!-; ya me sentaba en la izquierda, luego otro ratito me cambiaba a la derecha. Por fin y a Dios Gracias, terminó la función y mientras algunos hasta aplaudían -no se porqué-,yo salí como do-pe de camello… y refunfuñando.

En fin, la cosa es que esta vez, me pasó lo que les conté del chistorete, que me juí con la finta y nada de lo que yo pensaba que sería, fue cierto…  Pero esta experiencia me hizo pensar en cómo a veces muchos de nosotros “nos vamos con la finta” y le hacemos caso a la publicidad, pensamos que mientras más vemos anunciado un evento, una gran venta de rebajas, una novela, mejor será, pero ojo, que eso no siempre es verdad.

Hacemos caso a cualquier comentario que escuchamos, a veces ni es de gente conocida. Por ejemplo, si vemos una cola, pensamos: ‘ha de estar buena… la comida en ese restaurant, o es muy barato’ y muchas veces ni lo uno ni lo otro. Si alguien voltea hacia el cielo, ai’ tamos nosotros también, mirando pa’arriba. Que esta de moda ir a tal lado o comprar tal cosa, ai’tamos nosotros también, siguiendo a la borregada… y me preguntó: ¿porque será que fácilmente caemos en los contagios colectivos?.

Pero güeno, a mis cuatro o cinco leitores, ahora que está por empezar la temporada de compras y regalos, les recomiendo que no por mucho que vean eso de “discount (descuento) o el clásico x% off!’,  etc., se vayan con la finta y a las primeras de cambio caigan… Ojo e’chicharo no se dejen ningüniar -(ay! güey, que palabreja), o sea que no los embarquen en cualquier lugar a lo _indejo -ops!, perdón, a lo tonto-…… 

Siguenos:
WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux