LOADING

Type to search

Murió donde menos lo esperaba… de una caída!

Avatar
Share

Una multitud delirante abarrotó las calles de Damasco el primero de Octubre de 1918 cuando el ejército rebelde marchó por la ciudad liberada. El día anterior, cuando las tropas otomanas se replegaron,

 Tan extraña como intrigante fue su vida entera… Lawrence de Arabia burló a la muerte infinidad de veces en el campo de batalla, pero irónicamente…

Una multitud delirante abarrotó las calles de Damasco el primero de Octubre de 1918 cuando el ejército rebelde marchó por la ciudad liberada. El día anterior, cuando las tropas otomanas se replegaron, la antigua ciudad Siria pasó del control Turco al Arabe, Los vítores no sólo eran para las tribus victoriosas, sino también para un joven inglés que cabalgaba entre ellos, vestido con ondeante indumentaria árabe, se llamaba T. E. Lawrence.

  La historia de este singular personaje, se remonta al 16 de Agosto de 1888, cuando nació en Inglaterra un robusto bebé, de aspecto muy saludable, al cual pusieron por nombre Thomas Edward Lawrence, que al correr de los años sería famoso y conocido mundialmente como Lawrence de Arabia.  En los primeros años de su infancia, todo indicaba que Lawrence sería un alto y fuerte hombre inglés, sin embargo a los 12 años, el jovencito se rompió una pierna. Debido a que la fractura que curó muy lentamente o tal vez a que en la adolescencia enfermó de paperas, el muchacho dejó de crecer en cuanto midió 5’3".  Con una cabeza demasiado grande para su cuerpo, parecía más corto de estatura de lo que en realidad era. Ingresó a la Universidad de Oxford y, tal vez para compensar su corta estatura, Lawrence desarrolló varias formas de autodefensa y venganza hacia los demás, entre ellas una risita estridente y nerviosa que molestaba a sus condiscípulos; e incluso se decía que era afeminado. En Oxford, Lawrence fue influenciado por Hogarth, un arqueólogo especialista en el Medio Oriente, para que hiciera su tesis acerca de aquella región. El joven aceptando los consejos de su maestro, viajó al Oriente Medio para hacer su práctica de campo. Viajó por Siria (solo y a pie) "viviendo como árabe y entre árabes"; la consecuencia de la aventura fue que se enamoró de la región, de la gente y sus costumbres. Al regresar a Oxford, se recibió con honores como historiador en 1910. En Junio de 1916, el príncipe de La Meca, Hussein Ibu Ali, inició una rebelión contra cuatro siglos de dominio otomano en la península arábiga. Cuando todo indicaba que Hussein se retiraría de La Meca, y que sería obligado a rendirse, pidió ayuda a Inglaterra. El Reino Inglés, prácticamente por "conveniencia política", pero sin quererse involucrar demasiado, envió a unos de sus Agentes de Inteligencia que tenía en El Cairo, era un oficial de 28 años, que hablaba árabe y tenía años de experiencia en el Oriente Medio, este joven era precisamente  T. E. Lawrence. 

  En aquella lucha, Lawrence empezó a participar como estratega, pero al poco tiempo se dio cuenta que la mejor estrategia se podía hacer desde el campo de batalla, por lo que aprendió a montar camello y usó ropa  nativa. Con eso y con su gran decisión en tomar parte activa en las batallas, poco a poco fue ganándose la confianza de los suspicaces árabes y fue a tal grado su valía, que en poco tiempo por doquier le gritaban "Orens!, Orens!!" (era la única forma en que los árabes podían pronunciar su nombre). Así fue como Lawrence de Arabia, empezó su carrera como militar. Durante casi tres años luchó y se enfrentó a mil peligros, se tienen datos de que participó en por lo menos 150 batallas y siempre iba al frente de los hombres que él comandaba. Tal vez, por su valor, por su pericia, o porque así lo quería el destino, él siempre salió bien librado, aunque si bien con algunas heridas de poca importancia.  Al triunfar la rebelión, Lawrence ya tenía el grado de coronel. 

  Sin embargo la carrera de Lawrence de Arabia en la postguerra es tan extraña e intrigante como lo fue toda su vida.  En Agosto de 1922 aquel excoronel se enlistó en la real fuerza aérea de la Gran Bretaña, con el seudónimo de John Ross. Nadie supo jamás en realidad porque aquel valeroso hombre se sometió humildemente a la tiranía de los oficiales que lo entrenaron, aunque él solía decir en broma que lo había hecho porque nadie le había ofrecido un trabajo lo suficientemente pobre como para que lo pudiera aceptar, sin embargo lo cierto es que en cuanto la prensa publicó esta autohumillación de Lawrence, él fue dado de baja inmediatamente de la fuerza aérea. A mediados de Mayo de 1935, Lawrence corría en su motocicleta por una estrecha curva al Sur de Inglaterra. Pero en dirección opuesta venían dos niños en bicicleta y trató de esquivarlos… Perdió el control, salió despedido por encima del manubrio… Murió días después a causa de varias heridas en la cabeza….  De esta manera tan singular personaje, que participó en infinidad de batallas y luchó a muerte contra miles de hombres, "murió por no atropellar y posiblemente matar a dos niños"….   Y Créalo o No… Así Fue!!

Siguenos:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Next Up

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux