LOADING

Type to search

Otros 1.5 millones de trabajadores pierden su empleo en la última semana por la pandemia

Avatar
Share

Fuente: Noticias Telemundo

Pese a que la demanda de las solicitudes de beneficio por desempleo va a la baja, sigue siendo histórica.

Personas llenando los formularios para los beneficios del desempleo, Los Ángeles, California.

Otros 1.5 millones de trabajadores han solicitado las subvenciones por desempleo en la semana que terminó el 13 de junio, según ha informado el Departamento de Trabajo este jueves, superando las predicciones de 1.3 millones. Son apenas 58,000 menos que la semana anterior.

Se trata de la cifra más baja desde el inicio de la pandemia. La semana anterior a esa, las peticiones de subsidio por desempleo rebasaron 1.5 millones, algo menos de lo esperado.

En mayo, el desempleo en el país cayó levemente a un 13.3% y se crearon 2,5 millones de empleos.

Si bien los datos de este jueves indican la continuación de una tendencia a la baja, reflejan un elevado nivel de desempleo que no ha disminuido durante 13 semanas consecutivas.

Estos datos muestran también que el número de personas que solicitan beneficios continuos es alrededor de 20.5 millones. Con la reapertura de la economía, ese número ya debería haber disminuido, según los analistas del mercado laboral, ya que millones de personas que fueron despedidas están volviendo teóricamente a su trabajo.

Aunque los economistas estiman que las personas que perdieron su empleo y no buscaron uno nuevo debido a las medidas de confinamiento establecidas por la pandemia ascienden a 32.5 millones.

Además, según el informe, otras 760,000 personas solicitaron los beneficios por desempleo la semana pasada bajo un nuevo programa para trabajadores independientes pero estas cifras no las incluye el Gobierno en el recuento oficial.

Asimismo, aumenta la preocupación de que muchos de esos despidos temporales se volverán permanentes una vez que las empresas se den cuenta de que no pueden alcanzar sus márgenes en medio de las pautas de distanciamiento social.

Todo esto solo es síntoma de una realidad: la economía enfrenta una larga y difícil recuperación de la recesión por el COVID-19.

A lo largo del país, las compañías han anunciado recortes de empleos. Es el caso de la cadena J.C. Penney que anuncio el cierre de 137 tiendas la compañía de telecomunicaciones AT&T que anunció el despido de más 3,000 trabajadores.

La recesión anunciada hace 10 días muestra signos de ser más profunda. El Dow Jones se hundió la semana pasada más de 1,800 puntos (casi un 7%), como causa directa del miedo de los inversores por el repunte de caso de coronavirus en el país. El índice S&P 500 también cayó un 5,9%, su peor valor en casi tres meses. Por su parte, el índice Nasdaq también cayó un 5,2%.

El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, aseguró este miércoles que el país vive “el mayor shock económico que afecta a nuestra economía en la memoria viva” y que tomará algo de tiempo “lograr que todos los millones que han sido despedidos vuelvan a trabajar”. Para hacer frente a esta realidad, la Reserva Federal mantendrá su tasa de interés cerca de cero, volvió a enfatizar Powell.

“Queremos volver al 3.5% [de desempleo] y que los salarios suban más para las personas en el extremo inferior del espectro salarial”, dijo. La Reserva Federal proyectó la semana pasada que la tasa de desempleo seguirá en el 9.3% a final de año.

Los demócratas lo presionaron para que respaldara una ampliación del apoyo del Congreso, incluida la ampliación del periodo para mayores beneficios de desempleo y brindar más apoyo a los gobiernos estatales y locales.

Powell no aprobó propuestas específicas pero dijo que el Congreso no debería retirar el apoyo demasiado rápido -como lo hizo en la última recesión- y debería proporcionar ayuda específica a los grupos que más se han visto afectados.

“Creo que sería apropiado pensar en el apoyo continuo para las personas que están sin trabajo y para las empresas más pequeñas que están luchando”, aseguró Powell. “La economía recién comienza a recuperarse. Es una fase crítica y creo que el apoyo estaría bien ubicado en este momento “, añadió.

Otros funcionarios de la Reserva Federal se han hecho eco esta semana de las preocupaciones de Powell sobre las desigualdades económicas que la pandemia ha puesto de relieve. El presidente de Richmond, Tom Barkin, escribió en un ensayo en línea el lunes que los afroamericanos y los latinos tienen más probabilidades de perder empleos durante la pandemia, “subrayando las fallas históricas en nuestra sociedad que son dolorosamente tangibles en la actualidad”.

Largas filas en las oficinas de desempleo

A medida que los estados comienzan a abrir tras las medidas de confinamiento provocadas por el coronavirus, los estadounidenses sin trabajo han salido a reclamar sus beneficios de desempleo. Videos publicados en redes sociales muestran a cientos de personas haciendo fila durante horas el miércoles frente a una oficina de desempleo en el Capitolio de Kentucky, según informó NBC News.

Kentucky se ha visto particularmente afectado por la pérdida de empleos. Desde mediados de marzo, el 45% de la fuerza laboral del estado, 927,000 trabajadores, ha solicitado beneficios de desempleo por primera vez, según el Courier-Journal.

Kentucky no ha sido el único estado en tener largas filas. La semana pasada, cientos de personas hicieron cola en el campus de la Universidad Estatal de Alabama en Montgomery para presentar reclamos de desempleo en persona, según informó WIAT-TV de Birmingham. Algunos incluso esperaron durante la noche para asegurarse de que estarían entre los primeros de la fila.

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux