LOADING

Type to search

Papá si está… ¡Pero como si NO estuviera!

Avatar
Share

Por tradición y cultura, el padre siempre ha sido el que se ha encargado de la manutención de la familia, por eso es que diariamente tiene que salir a trabajar; y como es lógico, gran parte del día…

 Tristemente, en muchos hogares hay padres que están presentes en cuerpo, pero ausentes en mente, lo que provoca problemas de comunicación con la familia, por eso algunos hijos reprochan y dicen:

 Por tradición y cultura, el padre siempre ha sido el que se ha encargado de la manutención de la familia, por eso es que diariamente tiene que salir a trabajar; y como es lógico, gran parte del día está fuera de casa, aunque en los momentos libres o fines de semana tiene la opción de convivir con sus hijos. No obstante, hay papás que no lo hacen, argumentando sentirse cansados y estresados como para convivir con su familia, pero también hay muchos que simplemente no dan ninguna explicación y se aíslan de todo y de todos, de ahí que con cierta frecuencia se pueda escuchar a niños decir algo así como: “¡Papá si está, pero como si no estuviera!”.

 Tristemente, en muchos hogares sucede lo mismo. Hay padres que están ausentes emocionalmente, es decir, están en cuerpo, pero no en mente, lo que deriva a que muchos de ellos convivan poco o nada con su familia, lo que provoca problemas en su interacción y comunicación con la misma.

Tipos de Ausencia

 Los expertos señalan que existen dos tipos de ausencias de padres, la física y la psicológica. La primera (la física) es aquélla en la que el padre se encuentra fuera del núcleo familiar debido a fallecimiento, divorcio o ausencia total, en ocasiones por desconocimiento de la misma paternidad. Mientras que la psicológica es aquélla en la que el padre se encuentra físicamente, pero ausente en el aspecto emocional.

 La ausencia paterna psicológica es la más dañina y difícil de superar, sobre todo por lo complicado de entender para un niño que papá se encuentre ahí, pero como una figura totalmente aislada. Este tipo de actitud por parte del padre puede, además, crear un resentimiento muy hondo en la relación, y ocasionar conductas hostiles y agresivas en los hijos, o provocar, por el contrario, timidez e inseguridad. 

 Cuando se presenta una ausencia psicológica algunos niños suelen auxiliarse de algunas herramientas para superarla. Una de ellas es buscar la identificación paterna con alguien de confianza, ya sea algún miembro de la familia, con el maestro o entrenador, esto suele ser mucho mejor que aquel que tiene como única opción a la madre.

 Realmente es una falacia el hecho de que una madre pueda ser padre y madre a la vez, lamentablemente es a veces la misma mujer quien, por problemas de pareja, anula emocionalmente al esposo en la psique del niño, y realmente es un gran daño.

 Una ausencia paterna combinada con otros factores pueden ser el detonador para que en un futuro este niño sea un adolescente con dudas en cuanto a su identidad sexual, dependiente a un fármaco o caer en la delincuencia.

 Hay que tomar en cuenta que muchos papás no son así porque quieren, sino que pueden tener sus razones y tal vez estén repitiendo patrones de conducta o tienen tantos problemas que su capacidad no les da para todo, por lo que no estará de más que la madre ayude a fomentar ese acercamiento. 

 Una opción es ayudarse de los maestros, para obligar a los padres a que asistan a juntas y eventos de los hijos.  Además, puede acercarse por el lado de su familia, invitando a los suegros o hermanos para promover la convivencia familiar, o bien, algún viaje, y sobre todo, hablándole a él de las cosas positivas que hacen los hijos. 

 También es útil si el papá practica algún deporte, o le gusta ver los deportes, añade, porque puede inclinar a los hijos por los gustos de él, esto al menos hará que tengan puntos de conversación.

 Otra actividad que recomienda la psicóloga es proporcionarle al esposo artículos de la importancia del papel del padre, e incluso, de ser posible, asistan a conferencias o cursos para padres; esto casi siempre los sensibiliza.

 Encontrarse en un caso como éste debe requerir diálogo entre la pareja; tomar en cuenta la posibilidad de iniciar una terapia juntos, porque este desgajamiento de la familia viene de la base que es la pareja misma; nunca se debe hacer pasar como inadvertido.

 La familia debe aprender a comunicar sus necesidades, y si al niño no se le enseña que el diálogo es la mejor opción, probablemente va a empezar a reflejar esta problemática a nivel escolar, emocional o social, mostrando conductas que nunca antes había reflejado e incluso pudiera, en su necesidad de encontrar afecto y una figura paterna, integrarse a un núcleo social no deseable y poco favorable, como lo son las pandillas, si es que allí encuentra esa figura paterna que tanto necesita y que aún teniendo físicamente un padre, emocionalmente es como si no lo tuviera.

Siguenos:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Next Up

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux