LOADING

Type to search

Pasan los tacones, factura muy cara

Avatar
Share

Aunque el grupo Bronco, comandado por Lupe Esparza, diga que con zapatos de tacón, las nenas se ven mejor, que con zapatos de piso, es cierto; sin embargo, el usar tacones muy altos y con la punta dem

Son los tacones un signo de coquetería; sin embargo, usarlos tiene sus consecuencias

Aunque el grupo Bronco, comandado por Lupe Esparza, diga que con zapatos de tacón, las nenas se ven mejor, que con zapatos de piso, es cierto; sin embargo, el usar tacones muy altos y con la punta demasiado angosta o puntiagudos puede ocasionar daños físicos que van desde dolor en el metatarso, tener dedos en forma de garra, juanetes y hasta problemas en la columna vertebral por la mala postura, afirmó el médico especialista en ortopedia y traumatología, Gustavo Alvarez.

“Un tacón demasiado elevado sí tiene consecuencias malas, porque altera la postura, pero usar zapatos planos también tiene consecuencias. Generalmente lo que hace el tacón alto es transferir todo el peso del cuerpo a la parte de adelante que se llama metatarso, eso se acompaña de muchas alteraciones: dolor de metatarso, dedos en garra y los famosos juanetes; a la larga la consecuencia también es sobre la columna, en la zona de las lumbares”, indicó.

Aunque no hay mejor remedio que la prevención, el especialista indicó que cuando ya se tiene el problema encima, el tratamiento consiste en bajar la altura de los tacones, ponerle un soporte al metatarso y unas plantillas, recomendadas por un médico especialista en ortopedia y traumatología.

El zapato ideal es con un tacón de 3 a 6 centímetros, de punta no angosta, sino que tenga suficiente espacio para los dedos del pie, que tengan una suela firme y muy flexible, y de preferencia que no sean de aguja porque son muy inestables.

Una historia de altura

Luis XIV sorprendió al mundo cuando impuso ciertas costumbres en el vestir como enormes pelucas, mangas adornadas de encajes y los zapatos de tacón alto. De acuerdo al portal www.hola.com, Luis XIV lució tacones para disimular su corta estatura y con ello revolucionó la moda del calzado.

Los tacones altos fueron subiendo de centímetro a centímetro a lo largo del tiempo. La tendencia más extrema se inició en Francia en el siglo 16, al ser portados por los varones, según explica el sitio web www.espacioblog.com, debido a que las mujeres escondían su calzado debajo de las faldas. El tacón alto apareció primero en la equitación para asegurar los pies en los estribos, pero en la Edad Media fueron una forma de esquivar las pésimas condiciones sanitarias en las calles.

Ya en el siglo XVIII, las damas de corte francesa usaban zapatos de brocado con tacón alto, cuya elevación podía llegar a 8 centímetros. Con el tiempo, los hombres volvieron a un tacón más natural, mientras que las mujeres los usaron cada vez más altos y estrechos. Fue en esa época que América adquirió la moda de los zapatos altos, y en los años 20’s el tacón alto ya no indicaba la altura real de un tacón de zapato, sino se convertía en una auténtica moda femenina. Freud le otorgó al zapato de tacón la calidad de fetiche con la idea de que el zapato opera como sustituto del cuerpo femenino y como protección contra la amenaza de la castración. Nohemi González // Agencia Reforma

Siguenos:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux