LOADING

Type to search

Pedir perdón: tarea difícil

Avatar
Share

Por: Natalia Vitela // Agencia Reforma

Pedir perdón no es cualquier cosa… Hacerlo de manera superficial, usando el chantaje o siendo poco sincero, invalida la petición. Una solicitud auténtica implica que quien comete la ofensa esté verdaderamente arrepentido y repare el daño.
“(…) Pedir perdón sin haber realizado previamente una reflexión profunda acerca de la falta cometida y acera de uno mismo podría tener el peligro de ser un gesto superficial y estéril”, escriben los psicólogos Jean Monbourquette e Isabelle d’ Aspremont en Pedir Perdón sin Humillarse (Editorial Sal Terrae).

Los autores explican que las peticiones de perdón expresadas sin pensar buscan resolver el problema cuanto antes, pues el propósito del ofensor es evitar sentirse culpable de la falta que ha cometido.

  “(…) Es una falsa maniobra destinada a olvidar rápidamente la falta, a desculpabilizarse y a obtener la paz fácilmente. Y, sobre todo, la persona no quiere analizar ni las consecuencias ni los motivos.

  “De este modo, esperan ser perdonados sin tener que hablar pormenorizadamente sobre su falta ni modificar su conducta”. De acuerdo con los psicólogos, las peticiones de perdón que chantajean a la víctima fuerzan al ofendido a hacer borrón y cuenta nueva de la ofensa.

  “(…) El ofendido es libre para conceder su perdón, para posponerlo o para retenerlo. Ejercer sobre él alguna presión para forzarlo a perdonar sería casi cometer una segunda ofensa.

   Los autores aseguran que también hay peticiones que no son sinceras. “A menudo, la petición de perdón adolece de falta de convencimiento, sembrando la confusión y suscitando un aumento de la decepción y el enfado por parte del ofendido. He aquí algunos ejemplos: ‘Desearía de buen agrado admitir mis errores, pero tú también tendrías que admitir los tuyos’. Con estas peticiones de perdón, el ofensor trata de justificarse y de minimizar su responsabilidad”.

  Reparación del daño, los especialistas indican que la petición debe ir acompañada de la reparación del daño. “Hay quienes se muestran renuentes a hacerlo, porque no aceptan que cometieron un error, pero deben hacer conciencia de que no pedir perdón y resarcir el daño les provocará un malestar permanente”.

   También aseguran que al pedir perdón se obtienen beneficios físicos y emocionales, en tanto que no hacerlo puede causar enfermedades, como colitis, gastritis y migraña, así como ansiedad y depresión.

  Los psicólogos indican que cuando alguien comete una falta contra otra persona contrae con ésta una deuda que debe pagar. Ésta puede ser material, o moral si trató de destruir su reputación. “En la medida de lo posible, el ofensor tiene que esforzarse por mostrar su intención de pagar su deuda material como corresponde. “Si la deuda es de tipo emocional, moral o espiritual, para demostrar su sinceridad y su buena voluntad, el culpable podría dar pruebas de creatividad e imaginar, en compensación, un gesto simbólico… Podría, por ejemplo, ofrecer al ofendido… inscribirse en una clínica terapéutica, acudir a una terapia conyugal por una infidelidad, desmentir un falso rumor sobre el ofendido”.

    ¿Cómo pedir perdón?
  Es importante ejercitarse en formular debidamente la petición. Algunos consejos son:
-Expresar la petición ante un amigo o grabar la voz para verificar si el tomo es el adecuado.
-Se debe hacer de manera detallada y precisa.
-Se pueden emplear fórmulas como: “estoy desolado por…”, “estoy afligido…”, “lamento mi palabra o mi gesto”, “te pido perdón…”.
-Es importante que la petición no incluya excusas, justificaciones, explicaciones y que no se culpe a otras personas.
-Si vive lejos del ofendido o se siente incapaz de expresarse ante él verbalmente, hacerlo por escrito ofrece una opción posible para pedir perdón.

Siguenos:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Next Up

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux