LOADING

Type to search

Pesaba casi 350 lbs. luego rebajó 115…. y entonces su esposo la dejó por flaca!

Avatar
Share

Belinda Lesh rebajó 115 libras y se convirtió en una bella mujer. Esto lo hizo para verse y sentirse bien y además para gustarle más a su marido; pero en una insólita reacción, éste, en lugar de amarl

Pesaba casi 350 lbs. luego rebajó 115…. y entonces su esposo la dejó por flaca!

Belinda Lesh rebajó 115 libras y se convirtió en una bella mujer. Esto lo hizo para verse y sentirse bien y además para gustarle más a su marido; pero en una insólita reacción, éste, en lugar de amarla más, la abandonó para irse con otra más vieja, fea,,, y gorda! “Sólo quien se ha sometido a una rigurosa dieta para bajar una cantidad tan enorme de libras, sabe el sacrificio que tuve en hacer para agradarle a mi marido; pero en lugar de sentirse orgulloso de mí me botó para casarse con otra horrenda gorda”, cuenta, descorazonada, Belinda, de 32 años.

“Me imagino que a él le gustaba que yo estuviera gorda para que nadie se fijara en mí; sin embargo, cuando se dio cuenta de que otros hombres me empezaban a mirar, corrió como conejo asustado y fue a caer en brazos de otra mujer, tan ancha como una tienda de campaña. Hasta hace poco, la gruesa Belinda había pasado por la vida cargando sus 348 libras de peso, pero se cansó de ser una devoradora de fritangas, y en menos de un año, se convirtió en una maravillosa mujer.

“Estuve tan gorda durante tanto tiempo, que ya había olvidado qué se siente tener una figura bonita”, dice la ahora divorciada Belinda, originaria de Denver, Colorado. “Cuando era una adolescente, tenía un cuerpo muy sexy; y un día se me ocurrió que sería maravilloso volver a recuperar la silueta para verme sexy otra vez.

CREYO QUE LO COMPLACERIA

“Barney no me conoció cuando tenía una figura bonita, así que pensé que si lograba ponerme bella de nuevo, seguramente él se sentiría el hombre más afortunado del mundo. Me imaginé que se sentiría orgulloso de llevar del brazo a una delgadita y linda mujer, en lugar de pasear a un hipopótamo parado. “Me empecé a matar de hambre para alcanzar el peso que deseaba, y cuando me di cuenta, la Belinda anterior ya era una sombra del pasado”. Sin embargo, ésta no tardó en despertar del sueño. Cuando se dio cuenta de que su nueva figura era más de lo que su marido podía soportar, se percató del peligro, pero se negó a deshacer el camino andado.  “Al principio, Barney se veía realmente feliz y me daba muchos ánimos”, narra. “En el momento en que empecé a verme delgada, me sentí bien, pero él comenzó a sentirse mal, especialmente cuando los demás hombres me miraban de arriba abajo como queriendo comerme con los ojos. Me dijo que no le gustaba cómo me veían los demás y empezó a darme botes de helado crema y paquetes de dulces, en un desesperado intento para que volviera a subir de peso.  “No obstante, en ese momento ya me sentía una nueva persona. Estaba emocionada y le dije a Barney que no quería volver a engordar nunca más”.

LA CAMBIO POR OTRA MAS GORDA

Cuando Barney comprendió que ya no remediaría las cosas, “volvió” para caer en brazos de otra mujer, una mesera con un tonelaje de 340 libras de peso y 38 años, llamada Tanya Watkowski. En menos de un año, el flaco y tímido vendedor se casó con su nuevo amorcito. “Me gustan las mujeres llenitas que tienen mucho de dónde agarrarse. ¿Qué puedo decir?”, Comenta Barney. “Cuando Belinda bajó esa enorme cantidad de peso, simplemente ya no era la misma mujer con la que me casé. A mí no me gustan las flacas, y mi ex esposa se convirtió en el puro hueso forrado.

“Lo siento si rompí el corazón de Belinda, pero mi Tanya era tan enorme, tan bella, que no pude resistirla; lo siento de veras. “No crean que me casé a tontas y a locas; antes de darle el sí a Tanya, le pedí que me jurara que jamás intentaría convertirse en otro costal de huesos. Y Créalo o No, Así Fue… como el delgado y tímido Barney, abandonó a su esposa de 233 libras de peso, argumentando que estaba muy flacucha!

Siguenos:
WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux