LOADING

Type to search

Pidió ayuda al servicio social para poner freno a su descarriada nena… ¡de apenas 68 años!

Avatar
Share

Una madre alterada llamó al servicio de asistencia social de Hildesheim, Alemania, porque estaba preocupada por la pérdida de valores morales de su hija, de tan sólo 68 años… EN SERIO!

Pidió ayuda al servicio social para poner freno a su descarriada nena… ¡de apenas 68 años!

Una madre alterada llamó al servicio de asistencia social de Hildesheim, Alemania, porque estaba preocupada por la pérdida de valores morales de su hija, de tan sólo 68 años… EN SERIO! Adelheid Schmidt, de 92 años, realizó el llamado luego de enterarse de que su hija, Tina, mantenía una relación sentimental inapropiada. Además,  se quejó afirmando que es “incontrolable, inmoral y libertina con los hombres.” Una vez que los trabajadores sociales llegaron al lugar, se sorprendieron por la edad de ambas y le advirtieron a la madre que los asuntos amorosos de su hija estaban fuera de su alcance. Finalmente, le explicaron que no la podían ayudar porque su “hija” tiene 50 años más del límite establecido para que el servicio social pueda intervenir en el caso.

Vivió dos semanas con el cadáver de su sobrino … EN SERIO!

Un vecino de setenta años de la ciudad de Lodz explicó a la policía que, como la familia no quiso llevarse al muerto, no le quedó otro remedio que compartir la vivienda con él. Según informa el diario “Express Ilustrowany” de Lodz, el sobrino falleció de un ataque al corazón durante una reunión de varios amigos en la que se consumió mucho alcohol. “Cuando nos dimos cuenta de que estaba muerto lo acostamos en el dormitorio y yo seguí haciendo mi vida normal, como siempre”, relató al diario el tío del fallecido.

“Cuando la peste provocada por la descomposición del cuerpo empezó a molestarme avisé de lo que había pasado a sus hermanos, pero como nadie quiso llevarse al muerto seguí viviendo con él, aunque era muy desagradable, porque, ¿qué otra cosa podía hacer?”, Se quejó el anciano al diario. La policía, que fue avisada por los vecinos que ya no podían soportar el olor, confirmó a “Express Ilustrowany” que el hedor que despedía el cadáver era sencillamente inaguantable. La autopsia practicada por los médicos forenses confirmó que se trató de una muerte natural provocada por una parada cardíaca causada por abuso del alcohol.

Siguenos:
WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux