LOADING

Type to search

PIENSE Y SONRIA

Avatar
Share

SIN DUDA ALGUNA Impresionda por un programa del reino animal que en tv acaba de ver, le pregunta afligida la mujer a su marido:

SIN DUDA ALGUNA

Impresionda por un programa del reino animal que
en tv acaba de ver, le pregunta afligida la mujer a
su marido:
Oye viejo, si un enorme león nos atacará a mi madre
y a mi… ¿a quién salvarías primero?
— ¿Cómo a quien?… po’s al pobre león – responde

POR ESO…!
Añorando viejos tiempos el marido comenta
–¡Que felices éramos hace 35 años! verdad María?
•- Huuy!, pero si no nos conocíamos entonces.
— Po’s por eso, María… por eso!!

DORMILON

•- Doctor, apenas me quedo dormido y empiezo a
roncar.
–¿Son fuertes sus ronquidos?
•- ¡Sí!, Mucho.
— ¿Y le molestan a su esposa?
•- No estoy casado.
— ¿Así que duerme sólo? Entonces no creo que eso
sea un problema.
•- ¿Qué no es un problema?!… ¡Me han despedido
de cinco empleos a causa de ello!

METIDA DE PATA

Al padre Damían le estaban haciendo su cena de
despedida por 25 años de trabajo en aquella Parroquia
Don Pancho, un conocido político de la comunidad
fue invitado para dar un breve discurso antes
de la celebración, pero como tardaba en llegar, el
sacerdote decidió decir unas palabras el mismo:

Mi primera impresión de esta iglesia, la tuve con
la primera confesión que me tocó escuchar. Pensé
que el Obispo me había enviado al mismísimo in-
fierno, ya que la primera persona que confesé me
revelo cosas terribles: me dijo que había robado
un televisor, que había robado dinero a sus padres,
había robado también en la empresa donde trabajaba,
además de tener aventuras con la esposa de su
jefe. También, en ocasiones, se dedicaba al trafico
de drogas. El Padre continuaba – Me quedé asombrado,
asustadísimo. Pero conforme paso el tiempo,
fui conociendo a la demás gente del pueblo y me di
cuenta que no todos eran así. Fue así que pude ver a
una parroquia llena de gente responsable, con valores
y muy comprometida con su fe. Y así he vivido
los 25 años más maravillosos de mi sacerdocio.

Justamente en este momento llego Don Pancho,
por lo que se le dio la palabra. Por supuesto, pidió
disculpas por llegar tarde y empezó diciendo: Nunca
voy a olvidar el primer día que llego el padrecito
Damian a nuestra parroquia. De hecho, tuve el honor
de ser el primero que se confesó con él… oopss!!

Siguenos:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux