LOADING

Type to search

Piense y Sonría

Avatar
Share

 Pepito en Apuros

Conociendo a Pepito como lo conoce, la maestra se dispone a hacerle una pregunta tan difícil que él no pueda tergiversar hacia tópicos vulgares. Entonces explica a los alumnos que ella hará una pregunta a cada uno, pero ellos deberán responder cantando.

– A ver, Luisito, por favor, canta algo que termine en 60 -dice la maestra.
• Luisito piensa un instante y de inmediato canta la letra de una popular canción: “Cuarenta y veinte”…
– ¡Muy bien! A ver, Lolita, canta algo que de por resultado 16. Lolita casi sin pensarlo empieza a cantar: -Dos y dos son cuatro, cuatro y dos son seis, seis y dos son ocho y ocho dieciséis.  
  La maestra también elogia a Lolita y luego se dirige a Pepito, que ya sospecha que lo quiere atrapar en falta.
– Para ti, Pepito. Canta algo que termine en 23- le dice ella segura de que él no podrá responder.
 Pepito piensa un instante y le pregunta a la maestra si puede usar el ritmo de rap para responder. Ella acepta. Entonces Pepito empieza a rapear así:
— Los 10 deditos de la mano, los 10 deditos de los pies, los dos huevitos y el pitito suman 23!!..

  <> • <> • <> • <> • <> • <> • <> • <> • <> • <>

Heeey!, un momento por favor!!
  Un hombre regresa inesperadamente a su casa y encuentra a su mejor amigo haciendo el amor con su esposa.
-¿Cómo? -grita el marido engañado-
 Tú, mi menor amigo, a quien tantas veces he ayudado, por quien yo hubiera dado la vida!… Y tú, mi esposa adorada, por quien yo he sacrificado mis mejores años, a quien le he dado mis mejores años, a quién nada le falta y…. ¡Heeey!, oigan!, ¿podrían detenerse mientras hablo?.

  <> • <> • <> • <> • <> • <> • <> • <> • <> • <>

Decisión inteligente

 Incapaz de cumplir con sus deberes maritales, un tipo visita al médico. Tras los exámenes de rigor éste le dice: Una terapia con medicamentos le ayudaría, pero le costaría 3,000 dólares. O podemos probar con cirugía; eso le saldría en 12,000 dólares. ¿Por qué no va a casa y lo consulta con su esposa?
Al día siguiente, el hombre regresa al consultorio.
-¿Y bien? ¿Qué decisión tomaron usted y su mujer?
— P u e s, pues… decidimos remodelar la cocina!!

Siguenos:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Next Up

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux