LOADING

Type to search

‘POR LA ALCANTARILLA’ SE FUE LA DISCIPLINA DEL PARLAMENTO BRITÁNICO

Avatar
Share

La disciplina rígida de los miembros del Parlamento del sistema político del Reino Unido se fue por las alcantarillas.  En esta semana demostraron que una salida del BREXIS sin una alternativa de negociación con la Unión Europea es simplemente de mal gusto para la economía de su país.

Comparado con nuestro sistema político, a través del cual los miembros del Congreso –senadores y representantes— son elegidos en forma independiente, los miembros del Parlamento inglés llegan al poder legislativo en bloque.

Es decir, los candidatos parlamentarios tienen que apoyarse en sus partidos políticos para que puedan tener acceso a los recursos económicos y a toda la maquinaria política, los cuales son indispensables para ganarse un escaño en el legislativo. En tal sentido, son los partidos políticos quienes determinan quien participará como candidato de las elecciones.

Mientras tanto en el sistema político estadounidense, los candidatos buscan un escaño en el Congreso casi en forma independiente. No obstante, a medida que los candidatos se empoderan y van dotándose de energía en la recta final de las elecciones, el partido político recién los apoya de manera sistemática.

En este sentido, debido a que los representantes en Estados Unidos llegan al Senado o a la Cámara de Representante con menos injerencia del partido político, en momento de votar por un determinado proyecto en el Congreso lo hace velando sus propios intereses, el de sus distritos/estado, como también el de su partido político. Empero, los dos intereses iniciales se sobreponen al último.

En el sistema político inglés la situación es diferente.  Una vez que son elegidos al Parlamento, los representantes de cada partido –especialmente laborista y conservadores— normalmente asumen responsabilidad partidista y votan por los intereses de su partido político, poniendo a un lado los intereses de sus distritos y el de su propio país.

Sin embargo, lo que sucedió el martes pasado fue algo sin precedentes. 21 representantes del Partido Conservador se alinearon con los laboristas, quienes se oponen al BREXIT y/o a una salida de la Unión Europea sin un resguardo económico o una negociación racional.

Esta nueva decisión de los parlamentarios conservadores, es un gran ejemplo a seguir en Estados Unidos. Los miembros del Senado norteamericano deben asumir responsabilidad con las mayorías del país y no con el sesgo más radical de su partido político.

Si solo cuatro senadores republicanos pudieran dejar de apoyar el egocentrismo del actual gobierno, qué diferente sería la situación política.  No creo que los senadores republicanos se quiten su careta trumpista; entonces es una decisión nuestra de despojarlos y alejarlos del Congreso en las próximas elecciones.

Humberto Caspa, Ph.D., es profesor e investigador de Economics On The Move. E-mail: hcletters@yahoo.com

Tags:
WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux