LOADING

Type to search

¿POR QUÉ SE PIERDE EL DESEO EN LA RELACIÓN?

Avatar
Share

¿Cuánto hace que no tienes relaciones con tu pareja? ¿Te acuerdas?

Si ya se te olvidó, no te sientas mal, es algo normal en una relación pasar por temporadas de sequía sexual. No obstante, si esta carencia se mantiene durante un periodo prolongado y te afecta personalmente, debes buscar soluciones.

a forma más común de falta de deseo sexual se denomina ‘deseo sexual hipoactivo’ y responde a la ausencia de ganas y a la inexistencia de fantasías sexuales. Se trata de un trastorno al que se debe prestar mucha atención ya que no desaparece con el tiempo y es fundamental determinar qué lo está provocando.

La ausencia de deseo sexual puede estar causado por los enfados en la pareja o las mentiras. Pero también puede estar relacionado con causas físicas, estilo de vida o condiciones médicas. Te mostramos los posibles motivos que pueden estar detrás de la falta de deseo sexual.

Estrés, el estrés

Con el corre y corre de la vida, hace que gran parte de la población viva sometida al estrés. Por querer hacerlo todo, llegar a todo, cumplir con todo y todos, pero lo cierto es que el día solo tiene 24 horas y no podemos dividirnos. El estrés y la ansiedad que éste conlleva pueden minar las ganas de tener sexo, por ello es imprescindible reducir la velocidad y buscar una hora al día para uno mismo.  Recuperar el espacio personal puede que sea clave para recuperar el apetito sexual.

Depresión

Uno de los síntomas más comunes en la depresión es la disminución o falta de deseo sexual, que a su vez, aumenta todavía más la tristeza de la persona. No obstante, a veces el tratamiento médico que se prescribe para la depresión puede contribuir a disminuir las ganas de sexo debido a que muchos antidepresivos tienen efectos secundarios como la pérdida de la libido.

Menopausia

Cuando la mujer llega a este nuevo período de su vida en el que deja de ovular, son muchos los cambios, no sólo físicos sino también hormonales y emocionales, que le invaden. Los niveles más bajos de testosterona pueden provocar directamente la desaparición repentina o gradual de la libido. A veces, los síntomas de la menopausia son tratados a base de estrógeno y progesterona que pueden empeorar el desinterés sexual porque el estrógeno hace que aumente una proteína en la sangre que se adhiere a la testosterona y reduce aún más sus niveles en el organismo.

La pérdida de libido en los hombres

El Dr. Cunill, andrólogo que lleva más de dos décadas ayudando a hombres insatisfechos con su vida sexual: “en el sexo, así como la mujer concede más importancia al antes y al después del acto sexual, el hombre está más centrado en el momento de la penetración y el orgasmo, lo que puede acarrear un miedo escénico, con flacidez en la erección. A nivel instintivo, el hombre está más en contacto con su necesidad sexual, mientras que la mujer lo está más con su necesidad afectiva”.

El deseo sexual, o la libido, puede verse afectado por causas orgánicas, psicológicas, emocionales y sociales “La disfunción eréctil, que puede ser síntoma precoz de problemas vasculares, es la causa más común de pérdida de libido por simple evitación de la frustración”, explica el experto. Además, influye también lo que llama “ansiedad por rendimiento”: “uno de cada tres hombres se queja de eyaculación precoz, lo cual suele ser el resultado de no tener erecciones lo bastante firmes y duraderas–generalmente por no tener una base de testosterona libre suficiente (hipogonadismo)-, mientras que uno de cada cinco está preocupado y presionado por el rendimiento”.

CONSEJOS PARA RECUPERAR EL DESEO SEXUAL

En primer lugar, es necesario conocer el motivo de la falta de libido para buscar una solución adaptada.  Para ello, es recomendable consultar con un especialista en salud sexual, que valorará todas las causas, tanto las más evidentes como las menos, para ofrecer un tratamiento personalizado.

Hay algunas recomendaciones generales para aumentar el deseo sexual que pueden ser útiles:

  • Reducir el estrés y evitar la fatiga.
  • Mejorar la comunicación con tu pareja. Hablar de las necesidades, inseguridades y preferencias de cada uno puede ser de gran ayuda.
  • Mejorar la calidad de tus relaciones sexuales. Las experiencias placenteras mejoran el deseo y perspectivas de los encuentros sexuales posteriores. Si sientes un bajo deseo sexual, rompe el hielo y habla con tu ginecólogo. Con estos consejos y su ayuda, estarás en el camino de volver a disfrutar de una vida sexual plena.

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux