LOADING

Type to search

Pueblo estremecido por desaparición de varias mujeres teme que haya un asesino serial suelto

Avatar
Share

Pulso USA
De Jesús Del Toro

El pequeño pueblo de Chillicothe, Ohio, vive desde hace meses un grave estremecimiento que lo ha sacado del marasmo en el que normalmente se encontraría y al que, es de suponer, la enorme mayoría de sus habitantes estaría deseando volver. Pero, hoy, todo es allí temor y consternación.

A lo largo de cerca de un año, según narra The Washington Post, al menos seis mujeres han desaparecido de Chillicothe, y los cadáveres de cuatro de ellas han sido encontrados en cañadas o ríos. Un saldo así constituye un horror en cualquier situación, pero para un pueblo de apenas 21,000 habitantes todo se ha vuelto una pesadilla, un estremecimiento infernal…

 

El problema es que no se conoce todavía quién o por qué esas mujeres han sido secuestradas y asesinadas. Y se teme, cada día, que otro caso suceda y enlute aún más a esa localidad. El miedo de que un asesino en serie esté suelto y en plena actividad mantiene a Chillicothe en extrema tensión, aunque oficialmente aún no se ha reconocido esa perturbadora posibilidad.

De acuerdo al Post, las autoridades locales analizan los casos para tratar de resolver el misterio. Las víctimas tendrían ciertas similitudes: mujeres con problemas de drogas y en algunos casos arrojadas a la prostitución para poder pagar sus adicciones.

El más reciente dato en esta saga trágica fue el hallazgo del cadáver de Tiffany Sayre, de 26 años, encontrado en una tubería de drenaje el fin de semana pasado luego de más de un mes desaparecida. De acuerdo a la televisora WCMH, Sayre había grabado antes de su muerte (aunque no está claro exactamente cuándo) un video con su celular en el que narra sus dificultades con las drogas y su lucha por superar su adicción.

Las otras tres víctimas que desaparecieron y cuyos cuerpos ya han sido hallados son, según el Post, Tameka Lynch, de 30 años y con tres hijos; Shasta Hilmerick, de 20 años y que al parecer estaba embarazada cuando desapareció y murió; y Timberly Clayton, quien fue hallada con un tiro en la cabeza.

Y aunque en el caso de Hilmerick las autoridades han hablado de suicidio, como menciona el periódico Chillicothe Gazette, y en el de Clayton hay un individuo con antecedentes de delitos sexuales, de nombre Jason McCrary, según The Huffington Post, que es sospechoso (aunque no se le han fincado cargos), muchos desconfían y temen que haya un nexo entre todos esos asesinatos.

Las dos mujeres que siguen desaparecidas son, de acuerdo a la WCMH, Charlotte Trego, de 27 años y madre de dos menores (era amiga de Lynch); y Wanda Lemons, de 37 y madre de cinco.

Incluso, esa televisora menciona que una séptima mujer, de nombre Bethany Copas, fue encontrada viva y desorientada tras haber sido reportada desaparecida, aunque no es claro si este caso tiene o no conexión con los demás.

Ante ello, como relata la televisora ABC, el FBI ayuda ya en las investigaciones en Chillicothe. Pero el misterio continúa y el temor de que cualquier día otra mujer desaparezca y sea asesinada corre por las calles de ese pueblo de Ohio.

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux