LOADING

Type to search

Sendero Luminoso y su legado de sangre

Avatar
Share

El terrorismo fue el principal perpetrador de crímenes y violaciones a los derechos humanos en el Perú, a su paso sólo dejó desolación y un mar de dolorosos recuerdos

Por: Miriam Salazar

 Marzo de 1985, eran las 4 de la madrugada cuando  me despertaron los ruidos de gente gritando, en eso mi tía Florinda nos empieza a gritar: ¡levántense ya están aquí!, ¡vámonos, tenemos que huir!. Presa de miedo me levanté junto con mis primos. Pudimos huir de milagro y nos escondimos en las cuevas de  los cerros, alcancé a ver, a varios hombres golpeando las puertas y dando puntapiés para abrirlas, sacando a todos los hombres y niños de sus casas para formarlos en línea e integrarlos a la causa de Sendero Luminoso, y aquél que no obedecía recibía un balazo en la cabeza. Vi aterrorizada cuando uno de ellos le disparaba a un vecino, sin piedad alguna le quitó la vida. ¡Cómo desee estar en mi casa y no estar en la selva, nunca olvidaré lo que vi aquella vez….!

  Han pasado 30 años de aquellos hechos cuando era algo normal escuchar el estallido de coches bombas en la calle, el quedarse sin luz por los constantes apagones, y de ver en los diarios la masacre que dejaba el paso de estos terroristas en los pueblos del Perú.

  Al igual que yo, muchos peruanos vivieron la violencia interna entre los años 1980 y 2000. Padres, primos, hermanos, tíos todos perdimos seres queridos brutalmente. Aunque resulte poco agradable recordar esas atrocidades cometidas por Sendero Luminoso, es necesario hacerlo, ya que es algo inconcebible escuchar a dirigentes y seguidores del Movadef (Movimiento por Amnistía y Derechos Fundamentales), este el nombre que adoptaron ahora los TERRORISTAS, pedir por la liberación del genocida Abimael, y no solo eso, ahora estas mismas personas que en aquellos años eran pequeños y eran obligados a matar, ¡sí, eran pequeños matando policías!, ahora están formando a nuevos jóvenes y lavándoles el cerebro. ¡NO! Por favor, que no vuelva ese terror. ¡¿Es que acaso no conocen la forma como estas personas destruyeron familias enteras con tal de conseguir el poder?!

       El terrorismo y sus crímenes en el Perú
  Sendero Luminoso fue el principal perpetrador de crímenes y violaciones a los derechos humanos, y su ideología fundamentalista, que ‘no tenía respeto a la vida’ para nada, es una organización construida en torno al culto a la personalidad de Abimael Guzmán, quien es el principal responsable de los crímenes y masacres efectuados por el Partido Comunista del Perú (PCP) Sendero Luminoso.

   A Guzmán Reynoso se le atribuye el diseño de los planes para los asesinatos y masacres y la orden para ejecutarlos, como parte de su estrategia armada contra el Estado y la sociedad peruana.

   En 20 departamentos actuó Sendero Luminoso, dejando terror y llanto a su paso, sobre todo en zonas rurales. Los primeros asesinatos registrados por la CVR (Comisión de la Verdad y Reconciliación) se perpetraron en 1980 en Ayacucho, en este departamento se reportó el 50% de los crímenes. Los otros departamentos en donde tuvo presencia son Junín, Huancavelica, Huánuco, Apurímac, San Martín, Cusco, Lima-Callao, entre otros.

 Asesinos de niños
Para citar un ejemplo de la crueldad de Sendero Luminoso, vale recordar la masacre de Lucanamarca en abril de 1983, en la provincia de Huancasancos, departamento de Ayacucho. ¿Por qué? Es que los campesinos se empezaron a organizar en rondas de autodefensa y además se había dado muerte a uno de los cuadros subversivos. El saldo final de la masacre fueron 79 comuneros (incluyendo niños, mujeres y ancianos) brutalmente asesinados con machetes, cuchillos y armas de fuego, señaló la CVR.

Otro evento similar es la masacre en la comunidad de Cano, en Huanta, Ayacucho, en febrero de 1991. Murieron 36 pobladores que participaban en un culto de la Iglesia Evangélica Pentecostal de la comunidad.

  Entre los relatos más dramáticos recibidos en la CVR se encuentran casos de niños asesinados por miembros del PCP-SL o por sus propias madres amenazadas por los primeros, con el objetivo que sus llantos no revelaran la posición de los grupos que estaban siendo desplazados a las zonas de retiradas”, también se añade.

Las víctimas que dejó
   La Comisión de la Verdad y Reconciliación señaló en su informe final de 2003 que las víctimas por el terrorismo eran 69 mil 280 personas.  En el 2011, El Consejo de Reparaciones señaló que el número de víctimas del terrorismo en Perú podría ascender a 100 mil personas, pero que ya tiene registrados 19 mil 107 muertos y 6 mil 183 están desaparecidos.

El responsable de esto, Abimael Guzmán, a 20 años de su captura, se encuentra luchando por su libertad y amenaza con volver a llenar de lágrimas al pueblo peruano…. Digamos NO AL TERRORISMO!. NO al MOVADEF.

Siguenos:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux