LOADING

Type to search

Sin querer, queriendo Un octogenario olvida a su esposa en un estacionamiento.

Avatar
Share

Un jubilado alsaciano de 89 años olvidó a su esposa de 86 años en un estacionamiento publico de Basilea (Suiza) En Serio.

Un jubilado alsaciano de 89 años olvidó a su esposa
de 86 años en un estacionamiento público de
Basilea (Suiza)… EN SERIO!

Dos agentes fueron interpelados por la anciana
mientras patrullaban el estacionamiento. Ella les
indicó que su marido se había marchado en el coche
sin llevarla con él.

Los dos jubilados habían estacionado su vehículo
en el lugar porque querían visitar el jardín
botánico de Basilea. Al salir del estacionamiento,
el hombre tuvo un contratiempo con el tíquet. La
mujer salió del coche para ayudarlo. Él le dio el
resguardo correcto y arrancó dejándola atrás.

La policía fronteriza recibió el aviso y el distraído
anciano fue parado en el puesto aduanero. Desde
allí volvió a Basilea a buscar a su esposa.
“Los dos estaban realmente contentos de reencontrarse”,
comentó un portavoz de la policía, que
confirmó la tesis del olvido involuntario.

Para evitar un accidente,
conductor amenaza con bajar a
pasajera por ser ‘demasiado sexy’

Una joven alemana de 20 años estuvo cerca de
abandonar el colectivo que la transportaba antes de
su destino luego de que el conductor del vehículo
amenazara con bajarla porque su escote lo distraía
y según él podía hacerlo chocar… EN SERIO!

Pese a las altas temperaturas registradas en Alemania
durante esta temporada veraniega, las pasajeras
deberán abstenerse de lucir demasiado “sexies” al
abordar el transporte público, porque de lo contrario
deberán ir a pie.

Lo anterior se desprende de la declaración realizada
por un vocero de la sociedad de transporte público
de Lindau, Alemania, según el cual uno de sus
conductores obró bien cuando amenazó con bajar a
la joven identificada como Debora C., cuyo escote
lo distraía cada vez que miraba el espejo retrovisor.

Así lo reportó el diario Bild, según el cual el conductor
se vio vencido por la profunda hendidura pectoral
de su pasajera y, antes que dejar de mirar, optó por
detener el vehículo y pedirle que se bajara para evitar
una tragedia.

La empresa prestadora del servicio defendió la postura
de su empleado y desistió de condenar su parada
anticipada, ya que el conductor estaría envestido de
una suerte de “licencia para mirar” que no debe ser
interferida por ningún factor.

Sin embargo, se negaron a precisar si este salvoconducto
está referido al tráfico o a sus pasajeras.

Next Article

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Next Up

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux