LOADING

Type to search

Tras el divorcio: ¿Cómo manejar la custodia para no afectar a los hijos?

Avatar
Share

Lo primero que pasa por la cabeza de muchas parejas que tienen problemas en su relación, es el divorcio, creyendo que con eso terminarán sus conflictos. Sin embargo, la mayoría no toma conciencia…

Son tantos problemas que conllevan a una pareja a divorciarse, que muchas veces por cerrazón o por olvido no llegan a un acuerdo de ‘la patria potestad’ sobre los chicos y eso puede ser crucial en su desarrollo

 Lo primero que pasa por la cabeza de muchas parejas que tienen problemas en su relación, es el divorcio, creyendo que con eso terminarán sus conflictos. Sin embargo, la mayoría no toma conciencia que cuando existen hijos de por medio los conflictos no terminan allí, sino que habrá muchas cosas más que resolver y probablemente ‘pleitos que dirimir’ y entre ellos, uno de los más conflictivos será el de la patria potestad, en especial si ninguna de las dos partes quiere dar su brazo a torcer es ese aspecto.   

 Cuando la pareja que desea divorciarse no se pone de acuerdo sobre la custodia de sus hijos, es un Juez quien tiene que resolver el dilema. Pero por desgracia todo este proceso suele resultar tan incómodo y molesto para los padres como frustrante y a veces traumatizante para los hijos, quienes muchas veces no están en la edad para entender claramente lo que sucede.
 
  Sin duda alguna, no resulta una tarea sencilla asimilar un divorcio, pues toda separación de un núcleo en el cual se involucran sentimientos es dolorosa. Es por eso que debemos considerar cuál es la mejor manera para comunicar a los hijos sobre la decisión del divorcio.
 Expertos en el tema comentan acertadamente que un divorcio lastima en mayor o menor medida a los hijos dependiendo de la forma en cómo se explique a los hijos la situación y de los términos en los que quede la posterior relación de los ex cónyuges. Pues debemos aclarar, que habiendo hijos de por medio, en todo momento deberá de existir comunicación entre ambos padres, la cual es imprescindible para una mejor adaptación y superación del difícil proceso del divorcio. 
  Tras haberle aclarado al menor las causas del divorcio (tema de próxima ocasión, será el analizar cómo manejar con sus hijos ‘emocionalmente’ el divorcio), pero volviendo al tema legal, ahora queda una cosa por hacer y por aclarar.., 
¿Quién se quedará con (el/la) o los chicos?
 
  La ley dice que, tras una separación o un divorcio, la guardia y custodia de los hijos puede ser adjudicada a cualquiera de los dos progenitores. Corresponde al juez tomar la decisión final analizando diversos factores, aunque en el 95% de los casos, la sentencia es favorable a la madre.
 Si hay mutuo acuerdo entre los dos progenitores sobre este aspecto, el juez puede ratificar lo que han acordado ambos, salvo que considere que puede haber un riesgo, claro para los menores.
 Ahora bien, si no hay acuerdo previo, la justicia decide. 
 
La tradición manda
 Otro de los criterios que tiene en cuenta el juez, y que a menudo resulta el más determinante, es la dedicación que haya tenido cada progenitor hacia el hijo antes de producirse la ruptura.
 
 Por este motivo es por el que, a pesar de haber una igualdad jurídica en razón de sexo a la hora de considerar con quién han de quedarse los hijos, en el 95% de los casos se adjudican a las mujeres.
 
 Aún pesa el papel de madre educadora, que ha recaído tradicionalmente en la mujer, pero una nueva generación de hombres, implicados y capaces para la labor, reivindican el derecho a vivir y educar a sus hijos cuando la pareja se extingue.
 
El régimen de visitas
 La justicia llama régimen de visitas al tiempo que el niño convive con el progenitor que no posee la custodia. Lo más común es establecer un régimen de visitas de fines de semanas alternos y períodos vacacionales al 50%.
 Sin embargo, cada vez se convienen regímenes de visitas más amplios, introduciendo algún día entre semana.
 
 Cuando no existe acuerdo entre las partes, es obligatorio establecer un régimen mínimo y deben quedar detallados los períodos, días y horas de recogida, así como quién será la persona que vaya a buscar a los menores.
 Y cuando el niño sea mayor de 13 años se tendrá en cuenta su opinión a la hora de establecer el régimen y las fechas de las visitas.
 
 Sencillamente, el hecho de que los padres de un niño estén y permanezcan separados tiene un efecto abrumador en el futuro desarrollo de los hijos, ya que el ideal de un hijo es que al abrir los ojos estén papá y mamá y que al llegar la hora de dormir estén ambos para brindar lo necesario para que el crecimiento se de física, psicológica y emocionalmente de manera sana. Por tal motivo, es necesario que los padres no se enfoquen sólo en sus asuntos personales que los llevó a la separación, sino al bienestar de sus hijos!!
Siguenos:
Previous Article
Next Article

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Next Up

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux