LOADING

Type to search

Tras la decepción en Tulsa, Trump reactiva su campaña y celebra el muro fronterizo en Arizona

Avatar
Share

Fuente: Telemundo 52

Un muro en la frontera sur era una de las principales promesas de campaña del presidente en 2016. Este martes, se reunió con oficiales de la Patrulla Fronteriza en San Luis, Arizona, para conmemorar la construcción de la milla número 200.

El presidente Donald Trump visitó este martes una sección del muro fronterizo en Arizona para reactivar su campaña a la reelección tras un decepcionante lanzamiento este sábado en Tulsa, Oklahoma. 

En San Luis, Arizona, bajo un sol ardiente de desierto, Trump se reunió con oficiales de la Patrulla Fronteriza que le dieron un tour por la zona donde se conmemora la construcción de la milla número 200 del muro. Prometió que para fin de año serían 450 millas. 

[“El COVID-19 se propaga y él pasará por Yuma para recibir aplausos”: Trump celebrará la construcción de 200 millas de muro fronterizo en Arizona]

Una de las principales promesas de campaña en el 2016 del entonces candidato republicano era construir un muro “grande y hermoso” entre Estados Unidos y México. “¡Construyan el muro!” era uno de los canticos más populares en sus mitines. El muro es necesario para, según el presidente y sus seguidores, detener el flujo de drogas y el tráfico humano al país. 

Los altos mandos de la Patrulla Fronteriza, parte del Departamento de Seguridad Nacional, hicieron eco este martes a esas declaraciones en una rueda de prensa donde se observó el distanciamiento social, pero no se observó a los presentes usar mascarillas para prevenir el contagio del coronavirus. 

Trump dijo además este martes que la Casa Blanca “pronto” recibirá al presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador, pero no especificó cuándo o cuál sería el motivo exacto de la visita.

“Quiero darle las gracias al presidente de México. Creo que vendrá a Washington bastante pronto, a la Casa Blanca”, dijo Trump.

La semana pasada, Trump había convocado en Tulsa su primer acto de campaña luego de que iniciara la pandemia del coronavirus, pero no salió como esperaba.

Su equipo se preparó para recibir hasta un millón de personas que se habían registrado para el evento, armaron una enorme carpa afuera del estado para recibir a los miles de personas que supuestamente no iban a caber en el lugar principal y habían programado al vicepresidente Mike Pence para que hablara también.

Al final, asistieron no más de 19,000 personas, tuvieron que cancelar a Pence y desmontaron el escenario extra. Según varios recuentos a la prensa de personas cercanas a la situación, Trump estaba furioso, y es posible que su director de campaña, Brad Parscale, sea despedido de su puesto. 

Este martes en Arizona era una segunda oportunidad para Trump, y decidió hacerlo con uno de sus clásicos, el muro fronterizo.

Además de elogiar esta construcción, Trump defendió haber cancelado DACA, el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia, al tiempo que prometió “buenas cosas” para los dreamers. La semana pasada la Corte Suprema anuló esa decisión tomada en septiembre de 2017 por el Gobierno de Trump de cancelar el programa iniciado por el expresidente Barack Obama.

Trump culpó a los demócratas por la angustiosa situación que viven los dreamers, señalando su “falta de acción”.

“Lo vamos a resolver. Los demócratas han estado jugando con DACA por años y no han hecho nada. Yo lo voy a lograr, yo lo voy a lograr”, dijo el presidente. Cuando lo presionaron para que le enviara un mensaje a los dreamers, dijo: “Van a pasar cosas buenas. Van a ver”.

Trump ya le había prometido a los dreamers una “solución con corazón”, pero todo se vino abajo cuando quiso condicionar la legalización de los jóvenes indocumentados a más fondos para su muro.

Trump también defendió su decisión de congelar las visas de trabajo legales y las green cards hasta fin de año: “Queremos darle trabajo a los estadounidenses en este momento, en este momento queremos empleos para los estadounidenses”.

El COVID-19, acechando en el trasfondo

La visita de Trump a Yuma, a reactivar su campaña sólo cinco meses de las elecciones generales, ha generado críticas de activistas y líderes demócratas. Esto especialmente después de que las autoridades de salud del Condado de Pima, confirmaron que al menos dos trabajadores que construyen parte del muro se han contagiado del COVID-19.  

Antes de que surgieran los casos, el legislador demócrata por Arizona, Raúl Grijalva,  había enviado una carta a la Administración para frenar la construcción del muro, precisamente para evitar la propagación del coronavirus porque, según le explicó su oficina a Noticias Telemundo, estas comunidades fronterizas carecen de infraestructura para hacer frente al COVID-19.

Tras esta aparición, está previsto que Trump viaje a Phoenix, la capital del estado, para dar un discurso ante el grupo Students For Trump, Estudiantes por Trump.

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux