LOADING

Type to search

Un bebé de tan sólo 11 meses se salvó de milagro después de ser lanzado por un tornado!

Avatar
Share

“Fue un milagro!”, lo dicen todos, cuando Kyson Stowell, un bebé de escasos 11 meses, salió volando de su casa al ser ésta arrasada por un tornado, fue encontrado vivo y en buen estado de salud, a uno

“Fue un milagro!”, lo dicen todos, cuando Kyson Stowell, un bebé de escasos 11 meses, salió volando de su casa al ser ésta arrasada por un tornado, fue encontrado vivo y en buen estado de salud, a unos 400 pies del lugar donde vivía… esta historia si que es de Enterarse y Sorprenderse!

El bebé y su familia residen en el pueblo de Castalian Springs, en Tennessee, centro norte de Estados Unidos, y que junto a otras zonas del sur del país fue azotada por fuertes tornados durante los últimos días. Desafortunadamente, durante los tornados más de 55 personas resultaron muertas, incluida la madre de Kyson Stowell. “Fue un milagro, una suerte, Dios lo estuvo cuidando, eso es lo único que puede ser”, aseguró el abuelo de Kyson. A Kyson lo encontró uno de los equipos de rescate en medio de un campo cubierto por lodo y escombros.

Al principio David Harmon, el bombero que lo ubicó, pensó que era un muñeco, pero rápidamente se dio cuenta de que el muñeco movía la boca y, en cuanto lo movió un poco y pudo respirar, el bebé empezó a llorar. “Estaba boca abajo, con los brazos encima de su cabeza… estaba allí inmóvil, quieto. Después vi que se movió, lo recogí y lo llevé con los paramédicos”, aseguró Harmon durante una entrevista.

El bombero llevó a Kyson al hospital para niños, pero sólo tenía cortadas superficiales y rasguños. Tom Morgan, el doctor que lo atendió, dijo que “quizás fue a parar encima de algo que suavizó el golpe o cayó encima de un arbusto o algo así. El pequeño tuvo mucha suerte, volvió a nacer!”

Aunque otros en el pueblo de Castalian Springs aseguran que se debió a la intervención divina, un rayo de esperanza en medio de toda esta destrucción. El reverendo Doyle Farris de la Iglesia de Cristo de la localidad cercana de Hartsville Pike afirmó que “incluso en medio de la peor tormenta, siempre se puede encontrar un mensaje de esperanza”.

Entre tanto, James Krueger, un electricista de 49 años, describió cómo se quedó colgando del suelo de su propia casa cuando ésta se la llevaba el tornado. “Fue como si Dios me estuviera agarrando mi pierna y sacudiéndome por todo lo malo que he hecho en esta vida”, aseguró Krueger.

Siguenos:
Previous Article
Next Article

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Next Up

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux