LOADING

Type to search

VAYA, ¡QUÉ COINCIDENCIA!

Avatar
Share

10 de Las más raras, insólitas y curiosas situaciones de la vida…

 Todos, en algún momento de nuestra vida hemos exclamado la frase con la que titulamos este artículo; y es que hay situaciones que lo han ameritado. Durante las próximas dos ediciones le ofreceremos las 10 coincidencias más curiosas y raras y hasta increíbles que le han sucedido a algunas personas, famosas y no, y que sin duda son de  Enterarse y Sorprenderse:

  • El libro de la infancia •
 En 1920, mientras la novelista norteamericana Anne Parrish recorría las librerías de París, se encontró con un ejemplar de uno de sus libros favoritos de la infancia: Jack Frost y otras historias. Tomó el viejo libro de la estantería y se lo enseñó a su esposo diciéndole que ese era el libro que con más cariño recordaba de su infancia. Su marido abrió el ejemplar y en la primera hoja descubrió la siguiente inscripción: “Anne Parrish, 209 N. Weber Street, Colorado Spring”. ¡Era el mismo ejemplar del libro que perteneció a Anne de niña! … Vaya, ¡Qué coincidencia!

  • Los gemelos •
  En el año 2002, dos hermanos gemelos de 70 años murieron con una diferencia de pocas horas tras sufrir dos accidentes de tráfico distintos en la misma carretera de Helsinki, Finlandia. El primero, murió tras ser arrollado por un camión mientras paseaba en bicicleta en Raahe; exactamente a una milla del punto en el que falleció su hermano gemelo. “Esto es simplemente una coincidencia histórica. No es común que ocurran accidentes cada día sobre esta carretera”, comentó la oficial de policía Marja-Leena Huhtala.

  • Mismo taxi y mismo pasajero •
 El siguiente suceso es una coincidencia que definitivamente es insólita. Resulta que en 1975, mientras montaba en ciclomotor en Bermuda, un hombre sufrió un encontronazo contra un taxi que terminó con su vida. Un año más tarde, el hermano de éste moría exactamente del mismo modo. De hecho iba manejando el mismo ciclomotor. Pero, lo insólito de esta historia es que fue a estrellarse contra el mismo taxi que le arrebató la vida a su hermano un año antes y, para su mala suerte, quien iba al volante era el mismo conductor. Y por si esto fuera poco ¡el pasajero del taxi era el mismo!

  • Coincidencia fotográfica •
 Una madre alemana que fotografió a su pequeño hijo en 1914 llevó la película a revelar a un almacén en Estrasburgo. En aquellos días, se vendían las placas fotográficas de forma individual. La llegada de la Primera Guerra Mundial hizo imposible que la mujer pudiera recoger la fotografía por lo que la dio por perdida. Dos años después, compró una placa de película en Frankfurt, a más de 120 millas de distancia, para tomarle una fotografía a su hija recién nacida. Cuando llevó la placa a revelar, el técnico descubrió una doble exposición, el retrato de la niña estaba encimada a otra foto, que resultó ser la de su propio hijo!. Por alguna extraña casualidad la película original no había sido revelada y había sido erróneamente etiquetada como nueva, y se la habían revendido justo a ella.

 • Venganza del árbol
 En 1883, Henry Ziegland terminó su relación con su novia, quien completamente afligida, terminó suicidándose. El enfurecido hermano de la chica persiguió a Ziegland y le disparó. Creyendo que lo había matado, el hermano se quitó entonces la vida. Pero el caso es que, su ex-cuñado no había muerto. La bala sólo le había arañado el rostro, y terminó alojada en un árbol. Escapó por milímetros. Años más tarde Ziegland decidió derribar el mismo árbol, que aún tenía la bala en su interior, volándolo con dinamita. La explosión extrajo la bala de la corteza, la cual salió disparada hacia la cabeza de éste, matándolo casi instantáneamente.
 En nuestra próxima edición, concluiremos con estas cosas curiosas e insólitas que ocurren en la vida… No se las pierda.

Siguenos:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Next Up

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux