LOADING

Type to search

VICENTE SARMIENTO

Avatar
Share

  • Mejoras en educación
  • Aumentar la seguridad
  • Mejores servicios públicos
  • Vivienda, mejor y más barata

lrededor de 30 años atrás, visité un popular restaurante boliviano en Santa Ana. Mientras esperaba el plato típico andino que ordené, la Tv del restaurante mostraba un programa sobre unos indígenas que trabajaban en los centros mineros de La Paz, Bolivia.

De pronto, surgió la voz de un señor de mediana estatura, tez trigueña y pelo semi-plateado que decía: “A esa gente es a quien debemos ayudar”. Luego me enteré que era el padre de Vicente Sarmiento, quien hoy es candidato a la alcaldía de Santa Ana. 

Como su padre, Vicente está interesado en ayudar a la gente, pero no necesariamente en la tierra de su progenitor, sino aquí, en pleno corazón del Condado de Orange.

Santa Ana es la ciudad más latina de California.  De los 332.725 habitantes, 78.2% son ciudadanos estadounidenses de ascendencia hispana o son inmigrantes de alguna región de América Latina, especialmente de México.  Desde que el Covid-19 afectó al territorio norteamericano, Santa Ana es la ciudad con más números de contagios en el Condado de Orange.

Precisamente del Covid-19, de la salud de los residentes, de DACA y de otras problemáticas locales y nacionales, conversé con Sarmiento a través de una entrevista por Google Meet. Su futuro político se decidirá en las elecciones del 3 de nov. El proyecto de gobierno

de Sarmiento, como el de los otros candidatos, determinará a quién apoyarán los votantes de Santa Ana. Sarmiento tiene confianza que el suyo es el más adecuado para resolver las necesidades de la población local.

Inicialmente me comentó que el contagio masivo de coronavirus es un problema económico. Las viviendas en Santa Ana no están al alcance de los ingresos de las familias latinas.  “La renta de un apartamento de dos recámaras tiene un costo de 2.500 dólares al mes, en promedio.  Algunas familias tienen que compartir una vivienda con otras para solventar los gastos y, en tales circunstancias, el contagio del coronavirus es casi inevitable”, aclaró.

La situación no debería ser así, se lamentó Sarmiento.  Si es que logra llegar a la máxima magistratura de Santa Ana, estaría apoyando proyectos de vivienda al alcance del ingreso de las familias necesitadas (afordable housing units).

También comentó sobre la delincuencia en Santa Ana y la situación del departamento de policía, especialmente en un contexto nacional volátil, debido a la muerte de George Floyd en Minneapolis.

Al referirse sobre la situación de seguridad en Santa Ana, Sarmiento acotó que “no está de acuerdo con un recorte total (defunding) del presupuesto de la policía, pero que parte de ese presupuesto podría ser utilizado en programas de prevención”.

Además, hablamos sobre la educación de los latinos y latinas en edad escolar y universitaria. Me comentó que su padre fue un gran creyente en la educación como un elemento indispensable para la movilidad social.

Los padres de Sarmiento llegaron a Santa Ana proveniente de La Paz, Bolivia, cuando él apenas tenía un año.

“Mis padres trabajaron y se sacrificaron como toda familia inmigrante”, acotó.  Gracias al esfuerzo de los dos, Vicente pudo graduarse de High School y luego también de la Universidad de California Berkeley, donde obtuvo el título de Licenciatura en Economía. Y tras arduo trabajo de posgrado en la UCLA, recibió el título de Doctor en Derecho.

En este sentido, Vicente no duda que la educación es la llave del éxito para los jóvenes latinos en Santa Ana.  Su objetivo es trabajar al unísono con las autoridades del Distrito Escolar para crear mejores opciones para niños y jóvenes.

Sobre el DACA manifestó que los jóvenes amparados por este programa solo tienen a las cortes como último resguardo de defensa y “Tengo fe en que después de estas elecciones la situación cambie para los jóvenes soñadores”, subrayó.

Por otra parte, Sarmiento se siente honrado por recibir el apoyo oficial del Partido Demócrata del Condado de Orange.  Considera que este respaldo es valioso, pero más importante es el apoyo del electorado local.

Finalmente, le comenté que conocí a su padre, dos años después de mi llegada a Santa Ana.  Tanto su padre como yo somos de Quime, un pequeño pueblo a 150 millas de La Paz, Bolivia. 

Así, padre e hijo tienen cualidades humanas similares. Mientras el padre quiso cambiar el estado social de los indígenas bolivianos, Vicente Sarmiento busca mejorar las condiciones de los latinos en Santa Ana a través de un proyecto de gobierno honesto, diligente y emprendedor.

Humberto Caspa, Ph.D. es investigador de Economics On The Move. E-mail: hcletters@yahoo.com

Siguenos:
WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux