LOADING

Type to search

Vivió más de medio siglo con un picahielo enterrado en el cerebro… Pero murió a causa de una paro cardíaco!

Avatar
Share

Increíblemente, Paul Ricket llevó una vida completamente normal a pesar

Increíblemente, Paul Ricket llevó una vida completamente
normal a pesar de la enorme punta de
metal que tenía alojada en el cerebro desde hace
más de 50 años. Pero curiosamente su muerte no
fue a causa de ésto, sino de un paro cardíaco!… Entérese
y Sorpréndase… de este tan singular caso:

EN UNA RIÑA

Paul tenía 26 años de edad y trabajaba como cantinero
en un bar en Detroit. Un día como cualquier
otro, un borracho empezó a amenazar a los clientes
con un picahielo. Al ver que éste se les iba encima
con el artefacto puntiagudo, se interpuso para protegerlos
del ataque y entonces le incrustó el objeto
en el cráneo.

Paul cayó al suelo como fulminado y lo llevaron
de inmediato al hospital, pero los cirujanos le daban
pocas esperanzas de vida. Decidieron dejarle
ahí la pavorosa punta de metal porque consideraron
que podrían causarle un daño todavía peor, aunque
cortaron el mango.

VIDA NORMAL

Estuvo en coma durante seis meses y sufrió anmesia
y desvanecimientos durante algún tiempo. Pero
regresó al bar. Se casó, tuvo tres hijos y siguió trabajando
como cantinero hasta el día de su muerte.
“Le encantaba platicarles a los clientes que tenía un
picahielo clavado en el cerebro”, comentó Michael
Medow, su compañero de trabajo. “Cuando alguien
no le creía, sacaba su radiografía, que siempre tenía
guardada debajo de la barra.

MURIO DEL CORAZON

Paul, de 76 años de edad, falleció en su casa ubicada
en Indianápolis, aparentemente de un ataque
cardíaco. Y esta afección no tenía nada que ver con
el picahielo que tenía clavado en la cabeza.
“Era el hombre más tierno del mundo”, señaló Virginia,
su viuda. “En todos los años que viví con él,
lo conocí poco antes de su accidente, no se puede
decir que le haya encontrado algo mal, excepto que
era un poco irritable”.

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux