LOADING

Type to search

California: de irrelevante a crucial en primarias de EEUU en tan solo 4 años

Avatar
Share

San Francisco, 2 mar (EFE News).- California es el estado más poblado de EE.UU., pero históricamente ha desempeñado un papel más bien secundario en los procesos de primarias, algo que ha cambiado en esta ocasión, cuando se ha convertido en una parada crucial.
La principal razón de este cambio se encuentra en el adelanto de la fecha de votación, de junio (casi al final del proceso y para cuando habitualmente ya está todo decidido) al supermartes de marzo, con el objetivo explícito de lograr mayor notoriedad e impacto en la elección de candidatos.
“Los candidatos ya no podrán ignorar el mayor y más diverso de los estados de la nación si quieren acceder al cargo político más importante del país”, fueron las palabras del secretario de Estado californiano, Alex Padilla, en septiembre de 2017, cuando los legisladores estatales acababan de aprobar el adelanto de las primarias.
La idea era evitar que se repitieran escenarios como el de la carrera demócrata de 2016, cuando pese a hacerse con casi la mitad de los votos en California (46 %), Bernie Sanders ya no tenía nada que hacer ante la que se convirtió eventualmente en la candidata progresista a las presidenciales, Hillary Clinton, quien por esas fechas le superaba ya por una amplia ventaja de delegados.
EL ESTADO CON MÁS DELEGADOS
Con sus casi cuarenta millones de habitantes, California reparte 415 delegados en el proceso de primarias del Partido Demócrata, a mucha distancia del segundo estado con más delegados, Nueva York (274) y del tercero, Texas (228), que también vota este supermartes.
De los 415 representantes, 271 serán elegidos a nivel de distrito electoral, mientras que el resto se repartirán en base a los votos recibidos en el conjunto del estado. En ambos casos, los candidatos deberán superar el 15 % de apoyos en la correspondiente circunscripción para obtener delegados.
Esto significa que si un aspirante logra, por ejemplo, un 20 % de votos en el estado pero solo un 10 % en un distrito electoral concreto, se le adjudicarán delegados a nivel estatal, pero ninguno en esa circunscripción.
UN ELECTORADO DIVERSO Y PROGRESISTA
Además de ser el estado más poblado, California también es uno de los más diversos, donde los latinos son el mayor grupo étnico y representan un 40 % de toda la población, seguidos por los blancos no hispanos, que son un 36 %; los asiáticos, el 15 %; y de los negros, el 6 %.
Un 30 % de la población en California sabe hablar español, y en cuanto a la religión, el porcentaje de católicos, protestantes y ateos se reparte casi a partes iguales. Es, además, uno de los estados con más población joven.
A nivel político -y en parte como consecuencia de los datos demográficos citados anteriormente-, los demócratas californianos se encuentran entre los más progresistas del país, con lugares como Los Ángeles, San José o San Francisco que son un bastión de la izquierda.
SANDERS, FAVORITO
Estas características contribuyen a que en la actual contienda presidencial, Bernie Sanders, que se declara socialista democrático, sea el favorito para ganar en California, ya que, según el agregador de encuestas FiveThirtyEight, cuenta con un apoyo de en torno al 30 % de los votos, con mucha fuerza entre los jóvenes, los latinos y quienes se definen como más izquierdistas.
A Sanders le siguen, a mucha distancia y prácticamente empatados alrededor del 13 %, la senadora Elizabeth Warren (también del ala más progresista), el exvicepresidente Joe Biden, y el multimillonario y exalcalde de Nueva York Michael Bloomberg.
Si se diesen estos resultados, la victoria de Sanders en el estado sería aplastante, puesto que, pese a hacerse únicamente con aproximadamente uno de cada tres votantes, al no superar ninguno de sus rivales el umbral del 15 %, él se llevaría todos los delegados que se reparten a nivel estatal.
Otra cosa distinta sería a nivel de distritos electorales, donde sí hay varios en los que otros candidatos superan el 15 % y por tanto los delegados quedarían más distribuidos, aunque Sanders también lidera la intención de voto en muchos de ellos.
UN ESCRUTINIO QUE SE PREVÉ LARGO
Este martes, las urnas cerrarán a las 20.00 hora local (4.00 GMT del miércoles) y, dado el enorme tamaño del estado, la presencia tanto de zonas aisladas y rurales como de grandes megalópolis, y los precedentes de otros procesos electorales, es muy probable que no se tengan resultados definitivos hasta después de varios días.
El escenario de mayor posibilidad es que la misma noche de las primarias se sepa quién es el ganador (especialmente si se confirman las encuestas y Sanders logra una amplia ventaja), pero aspectos como el escrutinio exacto (para poder adjudicar los delegados) o quién queda en segundo puesto pueden tardar días en determinarse.
Así ocurrió en las elecciones legislativas de 2018, cuando no se conoció quién había resultado ganador de varios distritos californianos muy competitivos hasta días después y, en algunos casos, incluso semanas.
(Los abonados pueden acceder al contenido exclusivo, con fotos y vídeos, del servicio “premium” de elecciones en la plataforma EFE Servicios http://bit.ly/EfeUSA2020)

Siguenos:
WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux