LOADING

Type to search

Créalo o No, pero… ¡Mi mujer, no se quiere casar!

Avatar
Share

Sintomas inequívocos de cuando la mujer siente fobía al compromiso del matrimonio

  Este artículo puede parecer un chiste o una broma, pero la realidad es que la mayoría de las mujeres en ciertos momentos no saben lo que quieren, y después… ¡Lo quieren todo! La realidad es que los hombres están sufriendo las consecuencias de esta crisis y no saben cómo comportarse. En la actualidad los papeles, los roles, están cambiando y estamos en medio de ese proceso.

  La mujer tiene la necesidad interna de ser independiente y autosuficiente, pero muchas veces esa necesidad choca con sus estructuras sociales y familiares que les hace ser independientes, ‘pero no tanto’. Quieren comprometerse, ‘pero no tanto’, tener hijos, pero no renunciar a nada de nada… Y así vamos dando tumbos.

  Por otro lado, los hombres tampoco están seguros de lo qué quieren. Quieren una mujer independiente, ‘pero no tanto’. Comprometerse, ‘pero no tanto’, que no puedan controlar. Se asustan si ven que tendrán que hacerse cargo de todo y de toda una familia, considerando que en otras épocas esto era lo lógico e ineludible, así como para la mujer era recomendable e ineludible dedicarse a la cocina, los hijos y la limpieza. Si tanto los hombres como las mujeres estuvieran decididos a compartir los roles, la vida sería un paraíso de parejas felices.

  Las mujeres tenemos que definir nuestros objetivos, y no echar la culpa a nadie si no los podemos cumplir, y los hombres deberían tener también sus propios objetivos, visualizando la relación con una mujer, olvidándose de su viejo rol de ‘todo lo puede’ para transformarse en un compañero de viaje por la vida. En el fondo es una cuestión de evolución, mirándolo desde objetivos espirituales, o simplemente de madurez, para hablar desde lo práctico y terrenal.

  ¿Será por todo lo anterior, que… ‘Las Mujeres de hoy no se Quieren Casar?’. Se la pasan exclamando que ‘no hay hombres’, buscan tipos maduros porque, según dicen, los menores de treinta y cinco todavía están en la adolescencia y no quieren relaciones serias, pero cuando un Hombre de verdad (de cualquier edad) les dice: ‘te amo, vivamos juntos, casémonos’, se escapan levantando polvo como el correcaminos.

  Los síntomas de fobia al compromiso de la mujer de hoy son claros e innegables. A simple vista se presentan los siguientes tipos de novias fugitivas:
  1– La que espera al hombre ideal, modelo inexistente porque tiene que ser:
— Físicamente agradable;
— Protector, pero que no asfixie;
— Compañero, pero no demasiado comprensivo;
— Trabajador, pero no adicto al trabajo;
— Romántico, pero no pegajoso;
— Intenso sexualmente, pero no insistente;
— Paternal, pero no autoritario;
–Atento a los estados de ánimo femeninos, pero que no haga preguntas;
–Generoso, pero no reclamante;
–Inteligente, pero que no venga con planteos;
–Familiar, pero sólo con la parentela política;
–Levemente celoso, pero inmutable ante los piropos que otros le hacen a ella;
–Con mucho dinero, pero que no la trate como parte de su inventario… ‘ni que le sobre para gastárselo con otra’,
–Que no tenga amigas, pero que soporte sus amigos varones que siempre la invitan a salir sólo a ella;
–Que sea celoso, pero que la deje ir a bailar sola con sus amigas… ¡Y aquí le paro, porque no me alcanza el alfabeto!.
  2– La que le tiene miedo al matrimonio, que piensa que unirse al hombre soñado la va a llevar a un estado de plenitud biológica y sicológica existencial… ¡Pero del cual no hay retorno! Ya no va a poder gritar: ¡‘Estoy tan contenta de no ser feliz’! Y la verdad es que cuando una mujer no tiene de qué quejarse siente que se le acabó la vida.
  3– La que construye su propio pedestal, se lo pega en los pies y lo lleva a todos lados. Actúa permanentemente mostrándose como la mejor, la súper-mujer. Se sabe que cría ocho hijos sin niñera, conduce dos empresas, seduce a Richard Gere por teléfono y comulga siempre en el Vaticano. Sus novios anteriores fueron Elvis Presley, Freud y Luis Miguel, y se los dice a todos los candidatos para que piensen: ‘¡Ufff, demasiada arena para este camión!’.
  4– La fantasiosa que escribe el guión de su romance antes que el tipo se le siente delante por primera vez. Vive interrogándose maliciosamente: ‘¿Y si no la paso bien y después no me lo puedo sacar de encima?’… ‘¿Y si me enamoro y él resulta ser casado o con novia?’… ‘¿Y si se da cuenta que no soy perfecta?’. Entonces decide que es mejor primero terminar la carrera de dentista, luego de farmacéutica, después hacer un posgrado y entonces, ya será el momento de buscar un novio definitivo. 
  *Este es un tema para hablar largo y tendido, por eso la próxima semana seguiremos con este mismo tema.
 

Siguenos:
Previous Article
Next Article

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Next Up

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux