“Deja de buscar tus síntomas en Google”: joven enferma de cáncer muere tras ser ignorada por los médicos

Benito Kozman 

El Viralero 

“Las cosas no andan bien pero no tengo noticias del hospital… necesito respuestas. Quiero saber qué está pasando. Algo no marcha bien”. Este mensaje, de marzo de 2013, fue una de las últimas entradas en el diario de Bronte Doyne, una joven inglesa que falleció días después a causa de un cáncer agresivo.

Apenas 16 meses antes se había quejado de fuertes dolores de estómago que no fueron tomados en serio por los médicos del Sistema Nacional de Salud (NHS, por sus siglas en inglés), el servicio público de atención sanitaria en Reino Unido…

Doyne, residente en West Bridgford, Nottingham, fue ingresada por primera vez en septiembre de 2011 con sospecha de apendicitis. Después le diagnosticaron carcinoma hepatocelular fibrolamelar, un raro tipo de cáncer que afecta a 200 personas en el mundo cada año.

En diciembre la joven se sometió a una cirugía que eliminó parte de su hígado, pero los médicos le dijeron que no tenía que preocuparse más de los resultados.

Ahora su madre, Lorraine, ha hecho público el caso para exigir cambios en la manera en que el NHS maneja esos casos.

“Preguntamos después de la cirugía si sospechaban que el cáncer podría volver, pero su respuesta fue: ¿cómo ayudará eso a Bronte? Nos dijeron que la seguirían viendo durante los próximos 20 años – lo cual la hacía sentirse aliviada, pero ella todavía no se sentía del todo bien”, relató la mujer de 50 años, en declaraciones al diario británico The Telegraph.

Preocupados, los familiares de Bronte hallaron información sobre ese tipo de cáncer en el sitio web de la Fundación de Cáncer Fibrolamelar, respaldada por el gobierno de Estados Unidos y descubrieron que tenía una alta probabilidad de recurrencia. Cuando la madre se lo contó al médico este respondió así: “Deje de buscar en Google los síntomas”.

Este fue sólo uno entre los numerosos actos de negligencia de los que fue víctima Bronte.

Seis semanas antes de su muerte, su médico de cabecera le indicó que fuera al hospital como caso de emergencia si sus síntomas empeoraron. Pero cuando la joven llegó al Centro Médico de la Reina de Nottingham, un médico le dijo que no tenía necesidad de ser atendida.

En palabras de Bronte, en su diario: “Me enojé tanto porque el médico fue tan grosero y simplemente se encogió de hombros. Hizo un comentario sarcástico, como que puedes dormir aquí si quieres pero no van a hacer nada. Así que sólo tengo que esperar a otra… cita en el hospital”.

Sus preocupaciones sobre la sensación de que “algo no está bien” fueron ignoradas sistemáticamente y los médicos atribuyeron su pérdida de peso a ser “parte de una familia flaca”.

Sólo después de perseguir los resultados de una resonancia magnética semestral Bronte supo que tenía un crecimiento abdominal anormal y fue trasladada al departamento de oncología. La desesperación de la joven es evidente en sus mensajes de texto, Twitter y las entradas de su diario personal.

“Mi cuerpo no se siente bien. #ayúdame”, escribió en julio de 2012.

En una nota en su diario menos de un mes antes de su muerte, escribió: “Mamá trató de hablar con mi asesor pero él no le dio mucha ayuda”.

Poco después la joven fue transferida a una sala de pacientes con cáncer, el Teenage Cancer Trust, donde murió a los 10 días.

Ahora Lorraine Doyne  está trabajando junto a los ejecutivos de salud para que nunca más se repita una situación como la que Bronte tuvo que padecer.

El director del centro médico donde la joven fue atendida, Nottingham University Hospitals (NUH), emitió una declaración para aclarar que ningún tratamiento hubiera podido salvarle la vida, pero a la vez se disculpó con la familia Doyne por el trato que Bronte recibió.

“Pedimos disculpas porque nuestra comunicación con Bronte y su familia no fue suficiente. No escuchamos con atención suficiente. Debimos haber referido a Bronte al apoyo de expertos disponibles en el Teenage Cancer Trust mucho antes”, declaró el director de NUH, Stephen Fowlie.

Por su parte, el director médico adjunto de NUH reflexionó sobre la manera en que la información disponible en internet se refleja en la relación entre médico y paciente.

“Esto ha puesto la atención en la forma en que la era de Internet y la disponibilidad de información pueden cuestionar la forma en que respondemos a los pacientes que pueden estar muy bien informados, pero pueden tener miedo y ser vulnerables”, señaló el director médico, Keith Girling.

 

Avatar

El Aviso Staff

More From The Author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *