LOADING

Type to search

Erika Garza

Avatar
Share

Posee eso que llamamos ‘ángel’, algo imprescindible para quienes con su voz y su presencia física se convierten en enlace de comunicación entre medio y auditorio. Este es el caso de Erika Garza. Su vo

“La Huerquilla”: Carismática Locutora en la que se encuentra Belleza y Liderazgo!

Por: Víctor Romero

Posee eso que llamamos ‘ángel’, algo imprescindible para quienes con su voz y su presencia física se convierten en enlace de comunicación entre medio y auditorio. Este es el caso de Erika Garza. Su voz, plenamente identificada con los radioescuchas de La Raza 97.9, ha hecho de esta locutora la favorita indiscutible. Además su belleza, simpatía y desenvolvimiento ante las cámaras, la han situado como figura principal de dos programas televisivos en una industria que en Los Angeles apenas comienza a explotar el potencial de realizar producciones originales. Todo lo anterior habla muy bien de quién es Erika Garza.

Originaria de Linares, Nuevo León, México, Erika Garza adquirió el sobrenombre de ‘La Huerquilla’ en la radiodifusora Super Q de Fresno, California, donde ella laboraba. “Mis compañeros me preguntaban cómo te vamos a poner, uno de ellos dijo ¡la huerca! y otros dijeron sí, ‘La Huerquilla’. No me molestó que me pusieran un apelativo como ese que es común en mi tierra. Desde entonces todos me conocen así”, afirma.

La familia de Erika, trabajadores del campo por dos generaciones, venía a laborar por seis meses al centro de California para cosechar lechuga, tomate y cebolla, luego regresaban a Linares. Hasta que un día decidieron quedarse a vivir en las afueras de Fresno y Erika que era muy pequeña, vivió toda su infancia en ese lugar, excepto por un tiempo en que su familia fue a trabajar a Texas en la frontera con Tamaulipas. -“Regresamos a Fresno donde estudié comunicaciones en español en la Universidad Estatal, ahí me titulé y al día siguiente de mi graduación entré a trabajar en la radio. Pero sucedió que mientras estudiaba la universidad tuve la oportunidad de trabajar en televisión, en Univision de Fresno, fue mi primer trabajo y tenía 18 años, me integré al departamento de noticias y me di cuenta que esa área era muy aburrida para la meta que yo tenía, mis ganas y mi energía. Sí, mi meta era trabajar en televisión pero también quería estudiar leyes. Como viví rodeada de pura raza campesina me di cuenta que era la comunidad más desprotegida, gente que trabaja bajo climas inclementes y está falta de representación. ¡Yo quería representarla!”, agrega.

Comenta que no ha perdido las esperanzas, incluso ha platicado con abogados y asistentes legales que le han dicho que tome clases en su tiempo libre, pero en realidad le queda poco entre su trabajo en La Raza, y el show nacional ‘Descontrol’ de Telemundo y ‘Zona 22’ en el Canal 22, los comerciales y los videos musicales, por eso no ha podido estudiar, pero confiesa que no quita el dedo del renglón.

– Tú haz adquirido liderazgo… – “Soy líder por naturaleza, fui siempre la chiquilla que andaba liderando el ‘despapaye’ en el barrio, en las políticas de la escuela, en la universidad, y ahora en la radio tengo la oportunidad no sólo de entretener sino de educar, informar y ayudar, de hecho lo hacemos cuando la audiencia nos pide apoyo en diferentes aspectos… Y como te digo, si algún día tuviera la posibilidad de involucrarme en algo político, lo haría. Siempre he querido ayudar, apoyar a esa gente que trabaja duro, a quienes vienen de sus países y a pesar que no gozan de un estatus migratorio trabajan y aportan impuestos al gobierno, pero no reciben el reconocimiento ni el respeto que merecen”, afirma.

Recordando su infancia, Erika dice que sus padres fueron la fuente de inspiración para superarse. “Cuando yo tenía unos diez años, un día me preguntaron qué era lo que yo quería hacer; trabajar en el campo bajo temperaturas de 110 ó 115 grados o estar en una oficina con aire acondicionado cómodamente sentada. Por aquellos días ellos me llevaron a pizcar ajos, pagaban un dólar por cada bote lleno y yo llené cuatro, trabajé todo el día desde la mañana hasta el atardecer y esos cuatro dólares los gasté en pagar ‘el raite’ de ida y vuelta, un refresco y un taco… ¡No era negocio! Pero fue mediante ese ejemplo que me incentivaron para estudiar la universidad. Mis padres son Ernesto Garza y Carmen Alanís, tengo dos hermanos menores que yo, Ernesto y Eliud”, dice la Huerquilla con orgullo.

– ¿Qué haz hallado en La Raza?
– “Todo. Estoy infinitamente agradecida con las personas que me abrieron esta puerta. Agradezco porque es una empresa sin ataduras y es un vehículo por el cual tengo acercamiento con mi gente, ese público que es como quien firma mi cheque y me da de comer. Estoy muy a gusto y amo el trabajo que desarrollo aquí”, asegura. -Y a tu público, ¿qué le dices? – “Que les agradezco su apoyo, que soy su amiga. También que los invito a que se superen, con ganas y perseverancia todo se logra; uno puede llegar a este país con nada y aún así realizar sus sueños”, finaliza Erika Garza, “La Huerquilla”.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux