LOADING

Type to search

La nave espacial ‘Perseverance’ sobrevive a los “siete minutos de terror” y aterriza con éxito en Marte para buscar rastros de vida

Avatar
Share

El descenso al planeta rojo fue un evento “para morderse las uñas”, según los expertos, debido a las complicaciones tecnológicas y geológicas para lograr un aterrizaje exitoso.

This illustration provided by NASA shows the Perseverance rover, bottom, landing on Mars. Hundreds of critical events must execute perfectly and exactly on time for the rover to land safely on Feb. 18, 2021. Entry, Descent, and Landing, or “EDL,” begins when the spacecraft reaches the top of the Martian atmosphere, traveling nearly 12,500 mph (20,000 kph). EDL ends about seven minutes after atmospheric entry, with Perseverance stationary on the Martian surface. (NASA/JPL-Caltech via AP)

Después de recorrer cientos de millones de millas a través del espacio, el robot Perseverance ha logrado aterrizar enla superficie de Marte, en lo que se ha descrito como una de las maniobras científicas más atrevidas en la historia de la NASA.

El robot, considerado una de las máquinas más avanzadas construidas por la humanidad, superó la fase de entrada y descenso al planeta rojo, bautizada como los “siete minutos de terror” por ser la parte más peligrosa de toda la misión. 

“¡Hemos llegado! ¡Perseverance llegó!”, exclamó la ingeniera Diana Trujillo, integrante de la misión y conductora de la transmisión en español del aterrizaje.

El amartizaje dependió de una compleja secuencia de eventos programados para ocurrir en momentos precisos. A ello se sumaron los límites de la comunicación en el espacio profundo, que impidieron a los ingenieros de la misión de control de la NASA seguir el trayecto en tiempo real en cuanto Perseverance entró a la atmósfera.

De inmediato, Perseverance envió la primera fotografía de Marte, un logro que fue recibido con emotivos aplausos por la misión de control de la NASA.

“Esa foto dice muchas cosas. Para mí, dice ‘bienvenido, Perseverance’”, dijo Trujillo

Perseverance entró a la atmósfera de Marte a una velocidad de 12,000 millas por hora, sometiendo a la nave espacial a temperaturas de más de 2,300 grados Fahrenheit debido a la fricción.

Luego se desplegó un paracaídas y, poco antes del aterrizaje, un propulsor disparó una serie de retrocohetes para ralentizar la nave espacial. Una intrincada grúa aérea bajó el robot a la superficie marciana.

El robot tiene como objetivo establecerse en el cráter Jezero, una cuenca de 45 kilómetros de ancho justo al norte del ecuador marciano, que los científicos creen que alguna vez fue el hogar del antiguo delta de un río. Si Marte alguna vez tuvo vida hace miles de millones de años, se cree que el cráter Jezero podría ser el mejor lugar para buscar posibles pistas fosilizadas en los sedimentos y depósitos minerales de la región.

Pero el paisaje de Jezero también se caracteriza por grandes campos de rocas, dunas de arena y acantilados que hicieron que el amartizaje fuera impredecible y desafiante.

“Ningún aterrizaje en Marte está garantizado, pero nos hemos estado preparando una década para poner las ruedas de este robot en la superficie de Marte y ponernos a trabajar”, dijo Jennifer Trosper, subdirectora de proyecto de la misión Perseverance en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA.

Si tiene éxito, la misión Perseverance podría ser el comienzo de una nueva era de exploración de Marte, según Robert Zubrin, autor de The Case for Mars y fundador de The Mars Society, una organización sin fines de lucro que tiene como objetivo avanzar las misiones humanas al planeta rojo.

Perseverance posiblemente podría encontrar vida microbiana fosilizada”, dijo Zubrin, “si pudiéramos perforar, encontrar estos microfósiles, sacarlos y someterlos a todo tipo de exámenes, descubriríamos la verdad sobre la vida en el universo. Eso es algo poderoso”.

La misión también sentará las bases para futuras misiones humanas al planeta rojo.

El robot está equipado con un conjunto de siete herramientas para estudiar la geología del planeta y el clima del pasado.

Además de cámaras de alta potencia, Perseverance está equipado con un taladro y un brazo robótico para recolectar muestras, un instrumento para examinar la composición química de rocas y sedimentos, una herramienta para medir el clima en Marte y un experimento para probar si se puede producir oxígeno con la atmósfera rica en dióxido de carbono de Marte.

El robot también lleva un helicóptero, conocido como Ingenuity, que los controladores de la misión utilizarán para intentar vuelos controlados. El dron de cuatro libras está diseñado para volar y explorar áreas cercanas dentro y alrededor del cráter Jezero.

Esta será la primera vez que se realizarán vuelos controlados de un helicóptero fuera de la Tierra. Si la prueba es exitosa, en un futuro se podrían enviar helicópteros o drones a Marte.

La misión Perseverance es parte de una iniciativa más amplia de la NASA con la Agencia Espacial Europea, que tiene como objetivo recolectar muestras de rocas y sedimentos de Marte y devolverlos a la Tierra. El proyecto contó con la participación de varios científicos e ingenieros hispanos, además de que su amartizaje fue transmitido en español por primera vez en la historia de la NASA.

La NASA y la Agencia Espacial Europea no son las únicas que tienen la mira puesta en Marte. A principios de este mes, distintas sondas espaciales de los Emiratos Árabes Unidos y China entraron con éxito en órbita alrededor de Marte, lo que las convierte en la quinta y sexta naciones en lograrlo.

Con información de NBC News.

Siguenos:
WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux