LOADING

Type to search

Las Dos Cebras

Avatar
Share

En las amplias sabanas de la selva africana, vivia una manada de simpaticas cebras. En ella, se encontraba Lorima, la cebra mas bella y presumida.

En las amplias sabanas de la selva africana,
vivía una manada de simpáticas cebras.
En ella, se encontraba Lorima, la cebra más
bella y presumida de toda la manada. Sabía
ganarse muy bien el corazón de los machos
con sus encantos y artimañas, mientras que
sus compañeras tenían que conformarse con
quienes ella rechazaba.

Una mañana de primavera se acercó a la
manada un macho solitario. Se había separado
de la suya por diferencias con los demás
miembros de ésta y ahora solicitaba ser
admitido en tan alegre comunidad.
-¿Cómo te llamas?- le preguntó Lorima,
con su tono de voz seductor de siempre.
-Eso no importa. Los nombres se ponen y
se quitan según las circunstancias; al menos
eso creo yo- contestó el forastero.

¡Extraña respuesta! Lorima, como el resto
de las hembras de la manada, quedó prendada
del recién llegado, y se prometió a sí
misma que conquistaría su corazón.
Pese a su raro carácter, el visitante fue muy
bien acogido por la manada y pronto se
adaptó a las costumbres que en ella regían.

Él se había dado cuenta de la especial atención
que le daba Lorima y complacido con
su belleza, se dispuso a cortejarla.

Un hermoso atardecer, el forastero salió a
pasear por la selva y descubrió a una de las
hembras de la manada, que contemplaba la
puesta del sol. Era fea, pero de noble carácter.

Ambos hicieron rápida amistad, charlaron,
rieron y jugaron juntos y, pronto se
enamoraron.

El forastero había preferido la belleza espiritual
de Alisa, tal era el nombre de la cebra
feúcha, a la belleza puramente física de Lorima.
Así debe ser siempre, amigos.

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux