LOADING

Type to search

Los Cerditos Débiles

Avatar
Share

En una granja vivían cuatro cerditos; dos eran gordos y lustrosos; y los otros flacos y huesudos. Los primeros se la pasaban siempre riendose de sus compañeros menos

En una granja vivían cuatro cerditos; dos
eran gordos y lustrosos; y los otros flacos y
huesudos. Los primeros se la pasaban siempre
riéndose de sus compañeros menos favorecidos.

– ¡Ja, ja, ja! ¡Mírenlos Pobrecillos! Da lástima
verlos; no tienen más que esqueleto -dijo
el cerdo más gordo.
– No sirven para nada, amigos cerditos. Lo
mejor sería que el amo se deshiciese de ustedes
lo antes posible -apoyó el otro compañero,
también muy gordo.

Ante las continuas burlas de sus compañeros
gordos, los cerdos débiles comenzaron
a sentirse avergonzados de ellos mismos, y
por tal motivo, no se atrevían desde hacía
mucho tiempo, a mirarse en el espejo.
Intentaban consolarse uno al otro, pero rara
vez lo conseguían. Todo parecía estar cada
vez más en su contra.

Un día, el granjero bajó a la pocilga donde
se encontraban los cuatro cerditos dispuesto
a llevarse algunos de ellos. Hoy celebraba
su cumpleaños y quería festejarlo por todo
lo alto.

¿Qué cerdos imaginan que escogió?
Por su puesto, aquellos que estaban más
gordos y aprovechables.
¡Si hubieran visto con que envidia los cerdos
más lustrosos observaban a sus raquíticos
compañeros mientras ellos eran conducidos
al matadero!

Nunca se puede estar seguro de nada, amiguitos.
A veces, las apariencias engañan y la
miseria puede tener también sus ventajas.

Moraleja:

Si de la suerte de otros te sueles mofar,
serias consecuencias deberás afrontar!

Siguenos:
WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux