LOADING

Type to search

MARIDO Y MUJER… COMPARTEN EL MISMO AMANTE!

Avatar
Share

De los Italianos se puede esperar cualquier cosa y eso incluye a los matrimonios en los que incluso, hasta se comparten el mismo amante… Al menos esto fue lo que le pasó a Enzo Novalis y…

 Es normal que un matrimonio tenga los mismos gustos y que compartan la misma casa, la misma cama, etc.,… Pero esto si que es el colmo!!

 De los Italianos se puede esperar cualquier cosa y eso incluye a los matrimonios en los que incluso, hasta se comparten el mismo amante… Al menos esto fue lo que le pasó a Enzo Novalis y a su esposa Lidia, quienes nunca se imaginaron que se enamorarían de la misma persona… Esta es la historia.

 Lidia Cessare tiene 33 años, y desde hace cinco está casada con Enzo Novalís, quien es de la misma edad y con quien procreó una hija, que al cumplir cuatro años fue inscrita en el Kinder.

 Todo iba normal en el matrimonio, hasta que un día de tantos, Lidia entabló amistad con un hombre que, al igual que ella, llevaba a su hijo a la escuela.

  La amistad de ambos fue creciendo cada mañana hasta que el atractivo que ejercía uno sobre otro se desencadenó en un pasión sin límites, a la cual daban rienda suelta en los tiempos que les quedaban libres, sobre todo, después de dejar a sus respectivos vástagos en el kinder.

  Mientras tanto, sin imaginar lo que sucedía a sus espaldas, Enzo Novalis se dirigía cada mañana a trabajar a una oficina de importaciones en donde conoció a Joseppe Alatorre, un cliente que de tarde en tarde acudía a realizar pedidos de mercancía.

 ¿Qué sucedió entre estos dos hombres?… ¿Cómo descubrió Enzo que los varones también le atraían?… Ambas cuestiones hasta ahora son un misterio, pero el caso es que Enzo, por su parte, también se vio enredado en un coqueteo amoroso… con Joseppe!!.

  Y todo habría continuado sin complicaciones. Lidia viéndose con su amante luego de dejar a su hija en la escuela, y Enzo citándose de vez en cuando por las noches con su «amiguito»; de no haber sido porque cierta mañana a Lidia se le ocurrió invitar a su amante para pasar una divertida mañana en su casa, aprovechando la ausencia del esposo.

 El juego amoroso tuvo lugar en la recámara del matrimonio Novalis, sin imaginar que en ese momento llegaba (sin invitación, ni aviso previo) nada menos que su suegra, quien estaba de paso en la ciudad y decidió darle una sorpresa a su hijo y a su nuera…  Y vaya que se la dió!!.

  La señora entró a la casa y, al no encontrar a Lidia a la vista, y pensando que ella se encontraba en la recámara haciendo alguna tarea, decidió dirigirse hacia la habitación y, al abrir la puerta, grande fue su sorpresa al encontrar a su nuera en plena acción amorosa con aquel extraño.

  Furiosa molesta y muy enojada, la suegra de Lidia se lanzó contra Joseppe (el amante) y lo agredió, golpeandolo con una lámpara en la cabeza, tan fuerte fue el golpe, que el hombre cayó desmayado y chorreando de sangre. Momento que aprovechó la señora para atar de pies y manos a aquel intruso que había mancillado la honra de la familia.

  Para limpiar el matrimonio de su hijo, la suegra quiso que éste conociera la clase de mujerzuela que tenía por esposa, así que marco el número de la oficina de Enzo y le comentó lo sucedido. Como era de esperarse, Enzo no tardó en llegar a su casa, su mamá lo condujo a la recámara donde permanecía atado el amante de Lidia. Enzo, al ver el cuerpo ensangrentado de aquel hombre y al reconocer a Joseppe, sin poderse contener, se abalanzó sobre el desnudo torso de su "amorcito" y con desesperación se abrazó a él, para luego entre zollosos recriminar a su madre… "pero que has hecho"… "Me lo has matado… mamá", le dijo desesperado. La pobre señora al oír aquello, no sabía si llorar, reír o también arremeter contra su retoño… Finalmente hubo las aclaraciones pertinentes, todo volvió a la calma y cada quién a su casa.

 Por supuesto que el matrimonio Novalis por ningún motivo quería que esto se supiera; sin embargo, no fue posible mantenerlo oculto debido a que Joseppe decidió entablar una demanda por agresión y lesiones en contra de la suegra de Lidia y madre de Enzo. Así fue como tanto las autoridades italianos como los periódicos se enteraron del extraño caso sucedido en la pequeña ciudad portuaria de Varazza, a orillas del Mediterráneo, en donde por cosas del destino una pareja no solo compartía la misma casa y la misma cama, sino también el mismo amante…

   Y Créalo o No… Así Fue!!.

Siguenos:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Next Up

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux