LOADING

Type to search

Motociclista, no se dio cuenta que perdió una pierna hasta …¡Dos kilómetros después!

Avatar
Share

Un motorista japonés perdió una pierna al golpearse contra una barrera, y Entérese y Sorpréndase que el despistado hombre no se dio cuenta

Un motorista japonés perdió una pierna al golpearse
contra una barrera, y Entérese y Sorpréndase
que el despistado hombre no se dio cuenta
hasta dos kilómetros después.

Kazuo Nagata, de 54 años, transitaba con un grupo
de amigos moteros por la región de Shizuoka
(centro del archipiélago) cuando se golpeó con la
barrera que divide los dos sentidos de la autopista.
Nagata se cercenó una pierna, pero literalmente
anestesiado por el choque y la rapidez del corte
siguió camino sin problemas. El motorista no se
dio cuenta hasta que trató de trazar un giro dos
kilómetros más adelante.

Según el periódico Mainichi Shimbun, los amigos
del accidentado dieron media vuelta para recuperar
la extremidad, y la llevaron al hospital junto
con el herido.

Se operó el dedo gordo, para
…¡Poder usar su celular!

Tras lo difícil que se le hacía manejar el display
táctil del nuevo iPhone un hombre decidió someterse
a una cirugía de su dedo pulgar, para que le
facilitara el uso de su teléfono.

Una verdadera fiebre invadió Estados Unidos tras
el lanzamiento del iPhone, el teléfono celular que
llegó a ser comparado con el mismo Jesucristo,
que convirtió en “pacientes” a los fanáticos de la
tecnología, obligándolos a aguardar día y noche
al frente de los negocios para curarse en el único
modo posible: comprándose uno.

Pero para Thomas Martel, de 28 años, residente
en Denver, Colorado, los problemas comenzaron
cuando adquirió el modelo, dotado con un display
táctil, cuyos íconos resultaban muy pequeños para
su pulgar, un verdadero “dedo gordo”.

Ante la inexistencia de “Fat iPhones” y, probablemente
consciente de que para cuando pudiera
adquirir el peso ideal para manejar con pericia el
aparato, éste ya sería una pieza de museo, se sometió
a una suerte de “liposucción dactilar”.

Esta costosa intervención quirúrgica consiste en
una pequeña incisión en ambos pulgares que se
encarga de limar el hueso interno, entregándole
unos dedos delgados que contrastan con el resto
de su mano.

Tras la operación, afirma que le resulta más difícil
abrir enlatados y frascos, pero que está feliz
de poder usar su teléfono…. esto si que está para
Enterarse y Sorprenderse!

Siguenos:
Previous Article
Next Article

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Next Up

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux