LOADING

Type to search

Padre desesperado entrega a su hijo a la policía para que le corrijan su mal comportamiento

Avatar
Share

En Navarra, España, un padre desesperado por el comportamiento de su hijo pidió a los policías que disciplinaran al menor, ya que él, se sentía impotente ante esta situación…

 En Navarra, España, un padre desesperado por el comportamiento de su hijo pidió a los policías que disciplinaran al menor, ya que él, se sentía impotente ante esta situación… este es uno de los inexplicables Casos y Cosas que suceden en esta ‘corroída’ sociedad.

 Gerardo Ruiz Gómez está desesperado y ya no sabe cómo conseguir que su hijo de 10 años deje de cometer travesuras y le haga caso. En el año 2006, fue denunciado por propinarle al menor un par de bofetadas durante las fiestas del valle de Egüés, donde el menor se peleó con otro niño. Así que cuando, a principios de este año, el chiquillo fue expulsado del colegio por mal comportamiento, este padre se halló en una difícil tesitura.

 Al no saber qué debía hacer, optó por recurrir a las autoridades. El hombre se dirigió a la comisaría de la Policía Municipal, para que los mismos agentes que anteriormente lo habían reprendido por el castigo que dio al chico, ahora ellos le dieran una lección al niño para que lo corrigieran. Sin embargo, la policía se negó, ante lo que el hombre reaccionó marchándose y dejando a su hijo con los agentes. 

 Aquella denuncia por las bofetadas no prosperó, pero el hombre no pudo olvidar el incidente. Cuando casi al empezar este año escolar el niño fue expulsado del colegio por insultar a un profesor y maltratar a otro compañero, su padre decidió que no tenía otra alternativa que recurrir a la policía.

 "Me presenté, les expliqué lo que había pasado y les exigí que amonestaran, regañasen o hicieran lo que considerasen pertinente con mi hijo. Les dije que les iba a dejar a mi hijo para que ellos lo educaran y que me lo devolviesen cuando estuviera listo", cuenta Gerardo.

 Sin embargo, la Policía no accedió a sus peticiones, ya que ese no era su deber. "Les dije que sí, que si me habían denunciado por darle dos bofetadas, que le dieran una lección al niño", continúa el hombre.

 Gerardo Ruiz no está de acuerdo con la falta que se le atribuye, "No hay desobediencia, no estamos ante una falta de orden público ni está en peligro la integridad de nadie. En todo caso, hay una desatención de auxilio por su parte".

 Este padre quiere hacer hincapié en lo que, a su entender, es el aspecto más importante: su hijo. "¿Y el problema con mi hijo, que es la razón original de todo este asunto? Si algún día termina quemando contenedores de basuras yo seré el culpable. Por supuesto".

 
Siguenos:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Next Up

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux