LOADING

Type to search

Prefiere hipnotizarse antes que usar anestesia.

Avatar
Share

En uno de esos casos y cosas, por demás inverosímiles, un hombre, en plena consciencia prefiere usar la auto hipnosis antes que la anestesia para ser operado de su mano derecha…

En uno de esos casos y cosas, por demás inverosímiles, un hombre, en plena consciencia prefiere usar la auto hipnosis antes que la anestesia para ser operado de su mano derecha…

Alex Lenkei, de 61 años, debió ser intervenido quirúrgicamente durante 83 minutos en un hospital de la localidad inglesa de Worthing. Pero en lugar de recibir anestesia, optó por emplear sus propios conocimientos en hipnosis y se hipnotizó el mismo.

Los cirujanos eliminaron algunos huesos en la base del dedo pulgar y fundieron ciertas articulaciones en un intento de mejorar su condición artrítica. Luego de la operación, Lenkei contó que no sintió dolor alguno pero que todo el tiempo estuvo consciente de lo que estaba ocurriendo en el quirófano. “Tardé entre treinta segundos y un minuto en colocarme en estado hipnótico y a partir de ese momento sentí una gran relajación”, dijo Lenkei que practica el hipnotismo desde que tenía dieciséis años.

“Estaba consciente de todo lo que ocurría a mi alrededor, escuchaba hablar a la gente y en determinado momento vi como utilizaban un martillo, un escoplo y una sierra quirúrgica, pero no sentí dolor alguno”, agregó. Finalmente, la operación resultó exitosa pese al inusual método que se utilizó.

 

Dos bromistas reciben una medicina de su propio chocolate!

Fastidiados de ser siempre víctimas de las bromas de, Rick y Marilyn Jones, conocidos comediantes en Iowa, los vecinos de éstos, decidieron darles “un poco de su propia medicina”; por eso, cuando los Jones salieron de vacaciones, tuvieron la genial idea que plantar tres mil tenedores de plástico a lo largo y ancho del jardín de los bromistas vecinos, y no conformes con esto, colgaron otros del techo, la cerca y el garage.

“Queríamos hacer algo gracioso, ya que cada vez que nos vamos de viaje, ellos nos juegan algún tipo de broma”, explicó Paula Tschudi, quien prometió que ayudaría a levantar todos los cubiertos.

En los años que llevan como vecinos, los Jones han colgado latas de cerveza como lámparas alrededor de la casa de los Tschudis, pusieron un cartel de “En Venta” en su patio y hasta cubrieron la entrada con una cinta plástica de la policía y dibujaron siluetas en el suelo.

Mientras el matrimonio Tschudi, sus dos hijos y otros vecinos plantaban los tenedores en el jardín, un peatón que pasó por la puerta preguntó qué estaban haciendo. “Estamos aireando el pasto”, respondió Paula muy sutilmente… estos son otros de los tantos Casos y Cosas jocosas que la vida nos da.

Siguenos:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux