LOADING

Type to search

Susana Zabaleta rechazó posar desnuda a pesar de que le ofrecieron la misma cantidad que a Demi Moore.

Share

Susana Zabaleta reveló que en la década de los noventa le ofrecieron posar sin ropa por la misma cantidad que Demi Moore recibió como oferta en la cinta “Una propuesta indecorosa”. 

“Llega uno de mercadotecnia de Playboy y me dice: ‘oye te ofrezco tanto si sales en la revista’, entonces le dije ‘no, bajo ninguna circunstancia, te agradezco infinitamente’, pero Matías tenía 8 años, ¡imagínate que los amigos de Matías ahora sí que se la estén jalando conmigo!, no está bonito”, explicó la artista sobre el motivo de su negativa en entrevista para el programa Sale el Sol.

Debido a que en ese momento había dado mucho de qué hablar la portada que hizo Moore para la revista Vanity Fair en la que aparece desnuda presumiendo su avanzado embarazo, Susana no dudó en poner como ejemplo a la actriz para hacer que los ejecutivos de la publicación desistieran de su oferta, pero resultó lo contrario.

“Como que habló con el señor y me dijo ‘oye, te ofrecen tanto, que si lo haces’, y yo ‘no, claro que no, por supuesto que no’, le dije ‘mira, ni aunque me ofrecieras lo de Demi Moore’, y entonces él se fue y me dijo ‘pues lo de Demi Moore’”, relató Zabaleta.

A pesar de que ella tenía claro que no debía hacer este proyecto, la intérprete confesó que su mismo hijo la alentaba a hacerlo al conocer la cantidad que le iban a pagar. 

“Me dijo Matías ‘¿quién es Demi Moore?’, le dije ‘Demi Moore es una muchacha que hizo una película y que…’, (me respondió) ‘¿y cuánto le ofrecieron o qué mamá?’, (le expliqué) ‘se le ofrece por una noche 1 millón de dólares’, Matías (contestó) ‘ah, pues si quieres hacerlo por mí no hay problema, si es por mí, dale’, pero le dije ‘no mi amor, ahorita lo estás diciendo así, pero eso se queda para siempre, las fotos se quedan para siempre jamás, y no es lo mismo que alguien te vea en bikini que ya pues… no”, detalló la actriz.

Finalmente, la también cantante dijo sentirse halagada por el dinero que le ofrecieron, aunque rechazó el trabajo. “Se siente súper bonito, ya con eso, es como cuando te escriben una cartita y te mandan de ‘para mi eres el amor…’, y no vas a andar con él, pero dices ‘¡ay!, ¡qué rico!’, o cuando te mandan champagne al cuarto”.

Siguenos:
WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux