LOADING

Type to search

Tener y respetar un horario de estudios, es un hábito básico para el futuro de sus hijos.

Avatar
Share

¿Ya hiciste la tarea?.., es la pregunta obligada que todo padre hace a diario a su hijo/a al llegar a casa del trabajo, y que por lo general, la respuesta es siempre la misma: ¡Todavía no! ó ¡No he te

De entre las múltiples cosas buenas que como padres deseamos inculcar a nuestros hijos desde pequeños, es el cumplir con cada una de sus responsabilidades, que por supuesto, deben ir de acuerdo a su edad.

¿Ya hiciste la tarea?.., es la pregunta obligada que todo padre hace a diario a su hijo/a al llegar a casa del trabajo, y que por lo general, la respuesta es siempre la misma: ¡Todavía no! ó ¡No he tenido tiempo! ó ¡ahorita la voy a hacer! Estas respuestas suelen ser las causantes de que los niños terminen regañados o peor aún, castigados. Sin embargo, piense en esto: si nosotros como adultos no tenemos tiempo para todo, ¿por qué debemos suponer que a nuestros hijos no les ocurre lo mismo? 

Para los niños sus actividades son tan importantes como las nuestras para nosotros como adultos, por tal motivo, y así como el adulto debe planificar su horario de trabajo y otras actividades, asimismo los escolares deben planificar el horario de estudio adaptado a sus propias necesidades, eso le ayudará a mejorar su rendimiento y le dejará tiempo libre para disfrutar de otras actividades, y a usted, le quitará una gran presión de encima!.

¿Cuáles son las ventajas de contar con un horario de estudio?

— Crea un hábito de estudio, lo que constituirá una base para toda formación futura de sus hijos.
— Potencia la concentración. Es más fácil centrar la atención en la actividad que hay que realizar si se cuenta con un espacio de tiempo exclusivo y determinado para ella.
— Sirve para ser consciente del propio rendimiento y regular esfuerzos.
— Permite compaginar el estudio con el tiempo libre y disfrutar de otras actividades gratificantes
— Ayuda a librarse de la preocupación o angustia que conlleva la acumulación de tareas pendientes.

Es preferible planificar y diseñar conjuntamente con ellos un horario de estudio efectivo y hacerle descubrir las ventajas de realizar una programación adecuada a sus compromisos y deseos. Recuerde, su objetivo debe consistir, en que su hijo aprecie el valor que tiene cumplir con el horario establecido y lo ponga en práctica cada vez de forma más autónoma.

¿Cómo debe ser un plan de estudio efectivo?

Personal: adecuado a las necesidades de su hijo. Determine cuál es el mejor momento del día para dedicarlo al estudio, qué actividades extraescolares se realizan normalmente y deje el tiempo necesario para el descanso y el ocio de su hijo. Realista: adaptado a la capacidad y disponibilidad de nuestro hijo. Es conveniente programar el trabajo de manera que se pueda cumplir; sobre todo al principio, su hijo debe sentirse capaz de cumplir con lo establecido, de lo contrario puede aparecer desánimo, frustración o rechazo.

Escrito: que sirva de recordatorio de las actividades programadas. Con niños pequeños se puede elaborar un cuadro con dibujos que representen las actividades que hay que realizar.

¿Cómo planificar un horario de estudio con sus hijos y llevarlo a la práctica?

— Haga un listado de las actividades que sus hijos realizan a diario o semanalmente y calcule el tiempo que ocupan. De esta forma le será más fácil establecer prioridades y construir un horario personal y realista.
— Planifique un horario semanal, teniendo en cuenta que no todas las semanas son iguales y que debe adecuar el horario a fiestas, compromisos, exámenes o acontecimientos diversos próximos.

Su hijo no tiene porqué privarse de determinadas actividades si aprende a organizar su tiempo.

— Concretice las tareas al máximo. Por ejemplo, en vez de hacer una indicación general “estudiar sociales”, es preferible detallar las actividades “estudiar los temas 5 y 6 de sociales”. Dedique un especial interés a las materias más costosas y al orden de realización de tareas. Es mejor comenzar con las de dificultad baja para pasar a las de dificultad más elevada y terminar con las más fáciles. — Modificar el horario si se considera que los cambios afectarán positivamente en el rendimiento.  Intente que las horas de estudio sean siempre las mismas y en el mismo lugar para crear un hábito de estudio. No permita que su hijo pierda horas de sueño, que estudie cuando esté muy cansado ni después de una comida importante, ya que la concentración no será la deseable y la realización de la tarea le exigirá un esfuerzo excesivo.

Si se planifica un horario de estudio y se cumple con él o ella de forma continuada y constante, es muy posible que su hijo aprenda unas rutinas que le serán útiles para realizar su trabajo de manera ordenada y autónoma, se habitúe a un ritmo de trabajo y de descanso muy beneficioso para él y que obtenga provecho de sus horas de estudio y de ocio para un adecuado desarrollo personal. Y recuerde, este hábito es en particular muy importante, pues es considerado la base para toda formación futura en los hijos!!

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux