LOADING

Type to search

Toma ahora el control de tu sexualidad… ¡Y Disfrútala!

Avatar
Share

El desconocimiento de la sexualidad femenina por las propias mujeres ha sido por años el mayor problema para alcazar el clímax, culturalmente no son educadas en el placer ni en la autoexploración de

El desconocimiento de la sexualidad femenina por las propias mujeres ha sido por años el mayor problema para alcazar el clímax, culturalmente no son educadas en el placer ni en la autoexploración de su cuerpo, eso era un tabú difícil de penetrar. Hoy, más del 70% de las mujeres admiten que no seguido llegan al clímax con su pareja. Un 10% reporta que jamás lo han alcanzado. Incluso muchas, que no saben exactamente qué es, dudan si lo han experimentado. ¿Por qué este desconocimiento de una parte tan sana de la sexualidad? ¿Acaso la ignorancia contribuye al problema? Según muchos sicólogos, la cultura latina es demasiado “pudorosa” y no prepara a la mujer sexualmente; directa o indirectamente, le inculca el mito de la madona y la prostituta (la chica buena no disfruta del sexo” la “mala” ¡lo goza!) Entre otros conceptos erróneos y limitantes. Y, por supuesto, la ignorancia agrava el problema. Es por eso que, para aclarar dudas, -sicólogos y consejeros matrimoniales- responden a estas preguntas, que a propósito, son algunas de las mas frecuentes que se les hacen a los sexólogos.

¿Qué es exactamente, el orgasmo?

Cuando una mujer se excita sexualmente, se producen varios cambios fisiológicos: se agita la respiración, el corazón late más rápidamente, la sangre fluje hacia los órganos genitales, etc. Todas estas sensaciones se hacen más intensas según se acerca el momento del clímax. En algunas mujeres, el clítoris, erecto como un pequeño órgano sexual masculino, se retrae hacia el hueso púbico, y el túnel vaginal se contrae. En el momento del orgasmo, ella suele experimentar una serie de contracciones de los músculos vaginales y anales, además del útero. Algunos investigadores opinan que el orgasmo desata una serie de elementos químicos del cerebro -los opiatos naturales del cuerpo- que crean una gran sensación de calma y satisfacción post coital.

¿Cuánto dura el orgasmo promedio?

Entre 7 y 107 segundos, según un estudio clínico realizado en los Estados Unido. Otra investigación ha revelado un tiempo de duración entre 13 y 51 segundos. ¿Cuánto tiempo de estimulación sexual necesita la mujer para llegar al clímax? Por regla general, la mujer promedio necesita unos 8 minutos de juegos preliminares o de coito, pero -de nuevo- esto es algo sumamente personal; unas reportan llegar al clímax después de sólo un minuto de estimulación mientras que otras necesitan hasta media hora (o más).

¿Tiene algún problema la mujer que no alcanza el clímax sólo a través del coito?

Muy enfáticamente: ¡NO! Más de la mitad de las mujeres reportan que no llegan fácilmente al clímax sólo con el coito; un 25% señala que muy pocas veces, o nunca, alcanzan el orgasmo de esta forma. La mayoría necesita algún tipo de estimulación directa al clítoris, y el coito no es la mejor forma de obtenerla.

Entonces, ¿cuál es la mejor posición para la mujer?

La llamada posición misionera que consiste en permanecer debajo del hombre, pues de esta forma es ella quien controla el ritmo de la actividad sexual. Pero cualquier posición que le permita a la mujer o a su pareja estimular el clítoris directamente mientras hacen el amor, es igualmente efectiva.

¿Por qué a veces se nos hace tan difícil alcanzar la satisfacción sexual, si amamos a nuestra pareja?

Un estudio realizado en la Universidad Estatal de la Florida (Estados Unidos) con 700 mujeres, demostró que el motivo número uno es la insuficiencia de juegos preliminares. Otros “culpables” son: fatiga, demasiado alcohol o comida, falta de ternura de la pareja, pensamientos ajenos al acto sexual, y preocupación por tener un orgasmo. Asimismo, los conflictos conyugales -la ira, sobre todoapagan la llama.

¿Cómo podemos tener orgasmos más intensos?

Un método muy eficaz que recomiendan algunos sexólogos: justo antes del momento del clímax, detener la estimulación y variarla. En otras palabras: si el ritmo era lento, hacerlo más rápido (o viceversa); si el estímulo era genital, hacerlo oral, etc. Y cuando aumenta la excitación, regresar al método de estimulación original.

¿Y si nunca se ha experimentado el orgasmo?

En ese caso, la autosatisfacción es la mejor que tiene la persona de descubrir qué clase de estimulación necesita, para así “educar” a su pareja. Pero si aún esto no funciona, lo indicado es consultar con un especialista, pues la anorgasmia a veces es producida por problemas médicos, como la diabetes o un desbalance hormonal. Otra posibilidad es consultar con un terapeuta sexual o con un sicólogo si el problema tiene raíces emocionales o es producto de la crianza.

Pero, ante todo la comunicación, el amor y la confianza mutua, entre la pareja es lo primordial… Y adelante a disfrutar de tu propia sexualidad!

Siguenos:
WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux