LOADING

Type to search

Valla Ocurrencia… Llevaron el cadáver de un hombre, para poder cobrar un cheque!

Avatar
Share

Para el detective de la policía Travis Rapp no es nada raro ver cadáveres, ya que es el pan de cada día en su trabajo, pero algo como esto nunca…. ¡Dos hombres empujando una silla de oficina con rue

Para el detective de la policía Travis Rapp no es nada raro ver cadáveres, ya que es el pan de cada día en su trabajo, pero algo como esto nunca…. ¡Dos hombres empujando una silla de oficina con ruedas por una calle de Manhattan, con un cuerpo rígido y pálido en ella!! Rapp lo vio todo mientras estaba almorzando, asomándose por la ventana de un restaurante. No creyó inicialmente lo que veía. El detective dijo que al principio supuso que en la silla había “un maniquí o un muñeco”. “Pensé que era una broma, honestamente”, agregó. Las dudas se despejaron después y el propio detective llamó a la policía de una comisaría próxima. El hombre estaba muerto y dos de sus amigos llevaban su cuerpo hasta una tienda para tratar de cobrar un cheque de su Seguridad Social, por 355 dólares, dijo la policía. David J. Dalaia y James O’Hare, ambos de 65 años, fueron arrestados antes de poder cobrar el cheque y se les programó una comparecencia judicial.

La policía dijo que los sospechosos eran delincuentes de poca monta, con largos antecedentes de adicción a la heroína y arrestos que datan desde hace cinco décadas. Las primeras investigaciones señalan que el hombre muerto, Virgilio Cintrón, de 66 años, compartía apartamento con O’Hare. La autopsia mostró que Cintrón murió en las 24 horas previas, dijo el vocero de la policía Paul Browne. Antes de llevar el cuerpo por la calle, Dalaia y O’Hare intentaron cobrar el cheque de Cintrón, pero el empleado les dijo que Cintrón tenía que estar presente para cobrarlo, por eso ellos regresaron al apartamento. Cintrón aparentemente estaba desnudo al morir.

La policía dijo que Dalaia y O’Hare procedieron entonces a vestirlo con una camiseta deslavada, zapatos de lona y unos pantalones que sólo pudieron subir parcialmente, sin llegar a la cintura. Entonces procedieron a llevar al hombre muerto en la silla con ruedas. O’Hare y Dalaia dejaron el cadáver fuera de la tienda y entraron para tratar de cobrar el cheque. Fue en ese momento cuando Rapp intervino. Tan increíble suceso ocurrió en una calle de Manhattan con mucha actividad y mientras varias personas con morbo observaban, sin embargo estos son algunos de los Casos y Cosas que pueden verse en cualquier lado.

Siguenos:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux