LOADING

Type to search

Alejandro Dumas.

Avatar
Share

¿Quién no tiene una anécdota que contar o una salida ingeniosa? En general, todos tenemos por lo menos una, lo suficientemente rara, graciosa u ocurrente

(

¿Quién no tiene una anécdota que contar o una salida ingeniosa? En general,
todos tenemos por lo menos una, lo suficientemente rara, graciosa u ocurrente
para recordarla el resto de nuestras vidas.

Conozcamos pues, algunas de las Anécdotas y Genialidades de uno de los
más notables novelistas de aventuras, nos referimos a: Alejandro Dumas.

Vanidad /-/ Presunción

Tenía fama de haber presumido siempre de todo. Incluso de dinero cuando en
realidad no tenía ni un centavo.
Al principio de su carrera, en conversación con dos amigos, escritores también,
les decía:

– Yo todos los días me levanto a la misma hora, toco la campanilla y bla, bla,
seguía con su relato.

Un día los dos amigos lo visitaron. El mismo Dumas les abrió la puerta, y
ellos le preguntaron si había despedido a su criado.

– Entonces platicó que vivía solo y que nunca había tenido criado.
Esto ocasionó que le recordaran lo que él siempre les decía con respecto a la
campanilla.

Y Dumas, sin inmutarse, aclaró:

– ¡Ah!, bueno,,,, no tengo criado. Pero sí tengo campanilla y me divierte tocarla.

Mentiras /-/ Mentirosos

Se cuenta que un día, estando en una cena con varios personajes de la nobleza, otro
escritor le dijo:
– La verdad es que eres el rey de los embustes.
– Sí, pero hay otra verdad -le contestó Dumas- que tú eres un muy buen pretendiente
al trono.

Ascendencia /-/ Ironía

Alejandro Dumas era hijo natural de un general francés y de una mulata africana.
En realidad Dumas no se apellidaba Dumas, sino Davy de la Pailleterie y
de su madre fue que heredó rasgos negroides. Un día alguien, para molestarlo,
le preguntó:
– ¿Es verdad que eres hijo de un negro?
– Sí -contestó Dumas-, mi padre era negro y mi abuelo era un mono. Mi amada
familia en el salto del mono al hombre ha ido muy aprisa… En cambio la tuya
no ha dado el salto, ¿verdad?

Rencor /-/ Saludo

Dumas tuvo conflictos con un amigo que se había portado mal con él, y dejó
de saludarlo. Tiempo después, el amigo quiso reconciliarse.
Fue al encuentro de Dumas y le dijo:
– ¿No me reconoces?
– No.
– Soy tu amigo Fulano de Tal.
– Pues no has cambiado nada. Por eso “no te he reconocido”.
Título – Burla
Uno de sus libros se titulaba El vacío doloroso. Se cuenta que cuando la obra
se publicó, uno de sus críticos le dijo:
– Francamente es un título sin sentido. El vacío no puede ser doloroso.
– ¿No? claro que sí!…. ¡Cómo se ve que nunca te ha dolido la cabeza!

El Padre) fue un notable dramaturgo romántico y un extraordinario escritor
de grandes historias como: Los Tres Mosqueteros y el Conde de Montecristo.
Nació en Viller-Cotterêts, Aisne el 24 de julio de 1802 y falleció en
Puys el 5 de diciembre de 1870.

Previous Article

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Next Up

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux