LOADING

Type to search

Alternativas para los que no toleran la lactosa

Avatar
Share

Por: Sylvia Carlock

 En esta ocasión una lectora nos escribió diciendo que fue al doctor después de sufrir colitis por muchos años sin que nada le ayudara a sentirse bien, finalmente un médico le diagnosticó intolerancia a la lactosa.

 Nos asegura que una vez que dejó de consumir productos lácteos,  en pocas semanas sus problemas de salud aparentemente se resolvieron.
 Sin embargo extraña la leche y quiere saber qué sustitutos puede consumir y que no le afecten.

 La lactosa es un azúcar que viene en la leche y productos derivados. Algunas personas no pueden digerirla, por lo que sufren de múltiples problemas en el tracto digestivo, como acidez, gases, inflamación y una sensación de irritación o dolor constante, entre otros.

 Una solución sencilla es comprar una enzima que digiera la lactosa. En cualquier farmacia o tienda naturista la puede conseguir. Su nombre en inglés es: “Enzyme Lactase”.

 El procedimiento es sencillo, se pone una pastilla de la enzima por cada 32 onzas de leche (aproximadamente un litro), se deja más o menos una hora y después de ese tiempo la leche está lista para ser consumida sin problemas.

 Para mejores resultados, hay que leer la etiqueta del frasco y seguir sus instrucciones, ya que la potencia de las cápsulas puede variar según la marca y esto, a su vez, puede hacer que los tiempos o las cantidades cambien, otra sugerencia también puede ser que compre la leche sin lactosa directamente en el supermercado.

 A continuación le damos a nuestra lectora otras alternativas de la leche:
Leche de Semilla de Ajonjolí:
♦ Un vaso de agua.
♦ Una cucharada de semilla de Ajonjolí.
♦ Una cucharada de jugo de limón.
♦ Dos cucharadas de azúcar morena o miel.
 Se mezcla todo en la licuadora.

Leche de Almendra:
-Una cucharada y media de almendras.
-1 cucharada de miel.
– Un vaso de agua.

 En un poco de agua caliente se ponen a remojar las almendras por una hora. Pasado este tiempo, la cáscara será fácil de desprender. Una vez peladas, se ponen en la licuadora, se agrega la miel y el agua fría y se licúan.

En el mercado y en tiendas naturistas, también venden leche de soya y de coco. Ambas son deliciosas y no le afectan en absoluto a una persona con sensibilidad a la lactosa.

Antes de poner en práctica este o cualquier otro remedio casero, consulte a su médico. Preguntas, comentarios: 6861 Stanton Ave. Ste. -F, Buena Park, CA 90621. Por e-mail: consulta@doctoraconsejos.com y por fax al (714) 274-7199. Consulta el Diccionario de Hierbas y de Remedios en www.DoctoraConsejos.com.

Siguenos:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux