LOADING

Type to search

Amigos y Vecinos

Avatar
Share

Soy la señora De la Cruz… ¿te acuerdas?, tu vecina cuando eras niño y vivías allá en el Estado de México… ¡Válgame Dios! Hacia unos 30 o 35 años que no sabía nada de ella, ni de su esposo Jesús o

Soy la señora De la Cruz… ¿te acuerdas?, tu vecina cuando eras niño y vivías allá en el Estado de México… ¡Válgame Dios! Hacia unos 30 o 35 años que no sabía nada de ella, ni de su esposo Jesús o sus cuatro hijos que jugaban conmigo en la calle, cuando aún podían hacerlo sin que los padres se preocuparan demasiado.

Me dio un gusto enorme recibir su correo electrónico. Recuerdo que ellos siempre fueron de lo más amables con toda mi familia. A mí, por ejemplo, Doña Virginia me consentía con un postre de galletas “Marías” con pudding de chocolate que es una delicia y que, a la fecha, sigue siendo mi favorito. Me dijo en su correo que había viajado a Los Angeles con su marido, para visitar a su hija Vicky, casada con un ciudadano estadounidense.

Lamentablemente no pude verlos como habíamos planeado, porque Don Jesús se puso muy enfermo y tuvo que regresar de inmediato a México. Si les platico todo esto, es porque me parece increíble que una amistad y cariño entre vecinos haya perdurado todo este tiempo y a la distancia. También porque eso me hizo pensar en la actual relación México-Estados Unidos: “Vecinos Distantes”, como el título de un famoso libro de Alan Riding que analiza precisamente como es que, a pesar de la unión geográfica, nuestros dos países están separados por un oscuro y aterrador abismo de diferencias de todo tipo. Vea usted, por ejemplo, lo que está pasando hoy en día con el llamado “Muro de la Vergüenza”. De este lado, el Gobierno del Presidente Bush está buscando la forma de financiar las 700 nuevas millas de barda que ordenó construir desde el año pasado. Mientras tanto, su colega, Felipe Calderón, aparece en la cadena norteamericana ABC criticando la política migratoria de su vecino del norte. “El muro es deplorable, la inmigración inevitable”: dijo Calderón.

Eso suena como a “háganle como quieran, seguiremos exportando indocumentados y gozando de las remesas”. Pero luego, en otra parte de la conversación dijo algo que a mi parecer es fundamental: “El planeta está cambiando, Estados Unidos ya no es el centro del mundo, las dos partes de la frontera necesitan aprender, ver al otro lado como aliados y probablemente en el futuro como amigos”, Cierto. Hoy, mientras que la Unión Europea consolida sus lazos comerciales y de libre tránsito; mientras los gigantes asiáticos avanzan con pasos del mismo calibre y mientras los países árabes cierran filas en contra de occidente, Estados Unidos y México siguen enfrascados en una fría relación de “ni te veo, ni te escucho, pero te critico”.

¿A qué le tiran ambos? Nunca antes había existido un sentimiento anti-yanqui tan marcado en México. Y nunca antes habíamos sido tan mal vistos los mexicanos en Estados Unidos. Pero de eso no se han preocupado los políticos ni de aquí, ni allá. El orgullo mal entendido, evita que los líderes de ambas partes se sienten, ya no a seguir discutiendo sobre el muro y la inmigración, sino acerca de nuevas oportunidades de comercio e inversión. ¿Se imagina usted por ejemplo, esos 700 millones de dólares que están presupuestados para el muro, mejor fueran aprovechados para crear fuentes de empleo en la frontera? En las maquiladoras, por ejemplo.

Habría trabajos mejor pagados para los mexicanos y productos más baratos para Estados Unidos (en vez de seguir inundando el mercado con productos chinos de la peor calidad). Aún con todo lo que ha estado pasando a últimas fechas, a pesar de tanto pleito de palabra, quizás aún hay tiempo de frenar el proceso de alejamiento. Un “pudding diplomático” de galletas Marías podría hacer la diferencia para darnos cuenta de que por ahí no llegaremos a ningún lado.

Ni unos ni otros vamos a mudarnos, así que mejor busquemos la forma llevar la fiesta en paz, como buenos vecinos y quizás algún día seamos hasta buenos amigos… Digan lo que Digan. Envía tus comentarios a: jmsamano@aztecaamerica.com — No te pierdas a José Martín Sámano en el Noticiero Nacional de Azteca America, en su nuevo horario de lunes a viernes a las 11:00 pm. — Sólo por Azteca America, canal 54.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux