Edición Familia Salud

¿A QUÉ EDAD, LOS NIÑOS YA PUEDEN IR AL GIMNASIO?

Cuando estamos en un gimnasio no esperamos ver a un niño, ya que pensamos que estos ejercicios pueden iniciarse a partir de la adolescencia, pero ¿hay alguna edad en que se puede inscribir a los chicos en un gym y cuál sería?

Actualmente en el mundo del fitness muchas personas se han encargado de popularizar algunos mitos, unos más conocidos que otros, y algunos son verdaderos pero la mayoría son sólo inventos de personas que simplemente dicen las cosas por decir, sin ninguna base científica, en esta ocasión analizaremos a fondo uno de los más populares y es a qué edad se puede ir al gimnasio sin arriesgar la salud de los más pequeños.

Cierto es que el deporte y el ejercicio son fundamentales para el desarrollo y crecimiento de los niños. Pero debe hacerse de manera apropiada y regulada para que ayude al chico a crecer, desarrollar su musculatura, fortalecer sus huesos, aumentar su sistema inmunológico, mejorar su circulación sanguínea, controlar el peso y evitar la obesidad. Por eso, es fundamental elegir el tipo de deporte adecuado para cada edad.

Para los niños menores de 12 años se recomiendan deportes de equipo, artes marciales o deportes individuales como natación, atletismo tenis, etc. Estos deportes se pueden llevar a cabo en actividades extraescolares, en centros deportivos municipales, privados o en gimnasios.

¿Levantar pesas afecta su crecimiento?

De seguro has escuchado  que si un niño empieza a entrenar desde corta edad su crecimiento se verá afectado y puede quedar “enano”. Esto es falso, el crecimiento de un niño depende únicamente de la genética de sus padres, sin embargo, sí existen edades recomendadas para empezar a entrenar pero únicamente está asociado a que los pequeños de la casa puedan sacar el mejor provecho de los resultados.

Niños de 9 a 13 años

En esta edad los pequeños aún no están preparados del todo para asistir a una sala de pesas, lo recomendable es fomentar actividades al aire libre o dentro de casa como pequeños juegos de bailes, pequeñas caminatas o actividades como las escondidas u otros juegos familiares, de esta forma ayudarás a mejorar su resistencia y estarás combatiendo la obesidad infantil, por otra parte es de vital importancia acostumbrarlos desde pequeños a una dieta equilibrada baja en grasas y azucares, sin embargo siempre recuerda que son niños y uno que otro dulce de vez en cuando tampoco les hará daño.

Adolescentes de 14 a 18 años

Esta ya es una edad apropiada para que los pequeños (ya no tan pequeños) empiecen a conocer los fierros, los chicos ya empezarán a producir buenos niveles de testosterona y las chicas empezarán a pasar por su proceso de desarrollo, esto acompañado de una buena dieta y rutina de entrenamiento puede ayudarlos bastante.

El crecimiento muscular y óseo de los jóvenes se extiende hasta los 21 años, y el de las niñas hasta los 18 años, por lo que antes de esta edad no se recomiendan los ejercicios extenuantes de fuerza. Además, no tienen mucho sentido, puesto que la masa muscular del chico aún está en proceso de desarrollo, por lo que irá aumentando sola a medida que pasen los años. En los chicos, la espalda y los brazos se ensanchan y crecen solos durante toda la adolescencia, sin necesidad de ir a un gimnasio.

No obstante, si un joven menor de 21 años quiere ir al gimnasio e ir haciendo ejercicios de este tipo, no hay problema, siempre que los entrenamientos se adapten a su edad, su musculatura y sus posibilidades. Un chico de 15 años no debe hacer los mismos ejercicios ni con el mismo peso que uno de 25, sea cual sea su complexión muscular. Un exceso de peso a esta edad puede causar lesiones, sobrecarga muscular y que el crecimiento de los músculos y los huesos se atrofie.

Por eso, en muchos gimnasios no aceptan la entrada a estas salas de menores de 18 años. Sin embargo, en otros sí los dejan desde los 14 o 15 años, aunque siempre deben ser vigilados por un monitor experto que sepa la frecuencia, intensidad y peso adecuada para el chico o chica.

Y es crucial hacer ligero calentamiento antes de comenzar cualquier tipo de ejercicio.

 

More From The Author