Belleza Edición Entretenimiento Estilo de Vida

RATA DE DOS PATAS

¿A quién fue dedicada esta canción?

Por mucho tiempo se pensó que la canción “Rata de dos patas”, se la dedicó Paquita la del Barrio a su ex pareja, pero tal parece que NO ES ASÍ!!!

El autor de la canción, Manuel Eduardo Toscano, aseguró que el tema no es de despecho ni mucho menos dedicada a su ex pareja, o sea, para nada, según dicen las malas lenguas, la canción es una muestra de rechazo hacia el expresidente mexicano Carlos Salinas de Gortari, a quien en aquellas épocas de su presidencia, entre 1988 y 1994, no se atrevería nadie a faltarle al respeto, por lo mismo el compositor decidió escribirle este tema al mandatario, bajita la mano y muy a su estilo.

Y de seguro que hasta Salinas la cantaba en sus noches de party sin saber que él era la fuente de inspiración, ¡LOL!

 

 

DIJO NO A  TRASPLANTE DE HÍGADO POR HOMOFÓBICO!!

En medio de una gira musical a Don Chente le detectaron una ‘bolita’ en las vías biliares, siendo diagnosticado de cáncer.

Cuando ya tenían el órgano listo para la operación Vicente, según dicen las malas lenguas, no quiso, porque no sabía de qué “cabrón” provenía, ni si era homosexual o drogadicto, ¡What!

Tras declaraciones del Charro de Huentitan que dejaron al descubierto su homofobia, fue criticado en las redes siendo trending topic.

O sea, Chente cree que un hígado homosexual le robará su hombría, ¡Ay, por Dios!

 

A YANET GARCÍA, SUS COMPAÑEROS DE TRABAJO NO LA SOPORTAN

Son fuertes los rumores que Nalgas Yanet G. La Chica del Clima se comporta como una diva, ¡OMG!

Según dicen las malas lenguas, García está siendo severamente criticada, porque tiene el ego por las nubes desde que forma parte de la 4ta Transformación de El Tenorio Cómico.

Juan José Origel, del programa “Con permiso” asegura que aparte de su actitud de diva se da el lujo de desairar entrevistas. Aparte de  ignorarlos asegura que tiene ocupada su agenda de trabajo.

O sea, si con una obra de teatro se pone así de diva, qué será con una novela, ¡Ay, Dios Mío!

 

 

More From The Author