LOADING

Type to search

Celar y Amar… Sentimientos fácilmente confundibles

Avatar
Share

La persona celópata tiene actitudes obsesivas y con un enfoque deformado de las cosas; por ello hace y dice cosas inimaginables buscando ‘pruebas’ que justifiquen su conducta enfermiza

La persona celópata tiene actitudes obsesivas y con un enfoque deformado de las cosas; por ello
hace y dice cosas inimaginables buscando ‘pruebas’ que justifiquen su conducta enfermiza

Después de ver en la prensa tantos hechos graves
por celos, es lamentable ver que aún hoy en día,
mucha gente continúa no sólo asociando, sino a veces
hasta confundiendo, los celos con el amor. Esto
puede ser explicable, aunque nunca justificable, si
consideramos que ambos sentimientos tienen el
mismo origen, aunque lejos estén de ser lo mismo
y es que en realidad los celos son un síndrome que
lleva, en sus extremos a comportamientos criminales,
que van desde el sexo forzado con su pareja
hasta el asesinato.

Varias son las personas que lamentablemente padecen
de celos, y en lo que a mi práctica profesional
respecta, acuden perturbados porque el sexo se
convierte en un elemento de agresión física y psicológica,
donde el celópata llega a grados tan extremos
como el de oler la ropa interior de su pareja e
incluso, algunas mujeres hasta palpar los testículos
u obligarlo a tener un erección; por su parte, en el
caso de los hombres hasta introducir sus dedos en
la vagina y, buscando pruebas que justifiquen su
conducta enferma, celópata.

Los celos o celopatías son un síntoma más que
una enfermedad. Es una actitud obsesiva, donde la
persona celosa tiene una percepción deformada de
las cosas, por lo que cree que jamás se equivoca; y
cada cosa que haga o diga su pareja para demostrarle
que está en un error, su mecanismo psicológico
enfermo la convierte inmediatamente, en una prueba
más para confirmar lo que su mente celosa está
imaginando.

Los celos surgen en personas que por falta de seguridad
en sí mismos no confían en su pareja, son
personas que se aprecian muy poco y no sienten la
seguridad de “valer lo suficiente” como para que
alguien los quiera, y cuando alguna persona les
dice que los quiere, comienzan a vivir entre la ambigüedad
de no creer que los quieren y la necesidad
humana de ser queridos. Son además, personas hipersensibles,
que todo les afecta.

Desde el punto de vista psicológico, la persona celosa
vive “auto-amenaza” pensando en que se está
desviando hacia otro lado el amor de esa persona
que sienten que les pertenece. Parten de la suposición
irreal, de que “poseemos” a nuestros compañeros/
as; y esa “posesión” está siendo amenazada.
Además, viven intranquilos, porque continuamente
están sufriendo la indecisión, entre la posibilidad
de la pérdida y el deseo de evitarla.

También los celos, pueden tener su origen en experiencias
negativas del pasado; alguna persona insegura
y/o de baja autoestima que haya sido engañada,
comienza hacer extensiva la condición de infiel
a todas las parejas que se le acercan.
Generalmente los casos graves de celos se dan
con más fuerza en personalidades enfermas del
tipo paranoide e histriónicas, que tienen tendencia
a desconfiar continuamente de los demás. Las personas
del tipo paranoide, son aquellas que siempre
se sienten observadas y las personas con características
histriónicas son aquellas muy teatreras o
dramáticas.

En los celos patológicos, “celos enfermizos” dijeran
algunas personas, hay un falseamiento ilusorio
en la percepción, por decirlo de alguna manera, es
como “si vieran sombras o escucharan ruidos que
no existen”, y lo más grave, que estas personas
creen que nunca se equivocan y que las cosas tal y
como las están pensando, así son.

En otros casos, la celopatía es un mecanismo de
proyección, es decir, que proyectamos nuestra inseguridad
en los demás, cuando en realidad somos
nosotros quienes estamos inseguros de continuar
con la fidelidad en la pareja o de seguir con nuestra
pareja y depositamos en el otro, todas nuestras dudas
y deseos no resueltos, es algo así como acusar
al otro de lo que nosotros o bien estamos deseando
hacer o ya estamos haciendo.

Para finalizar, les puedo decir que hay celos conocidos
como “regulares”, que son pasajeros y no
dañan la relación, que son situacionales y que se
disipan, sin dejar huella en la relación. Sólo forman
parte de un momento de debilidad pasajera.

Ya salió a la venta el nuevo DVD “Hablando de
Sexo”, con la Dra. Myriam Balbela, la Sexóloga
del Show de Piolín por la Mañana.
Contiene todas las respuestas que usted siempre
quiso saber acerca del sexo, está filmado a todo
color, en maravillosos escenarios naturales, con
profesionalismo y claro lenguaje académico.
Puede solicitarlo al teléfono 1 800 – 799-9931.

Siguenos:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux