LOADING

Type to search

Condenado a cadena perpetua el asesino en serie apodado ‘Golden State Killer’ por 13 muertes y 13 violaciones en California

Avatar
Share

El expolicía Joseph DeAngelo se declaró culpable de los delitos por los que fue imputado para evitar la pena de muerte.

El expolicía californiano Joseph DeAngelo ha sido condenado este viernes a cadena perpetua sin posibilidad de libertad bajo fianza por las 13 muertes y 13 violaciones atribuidas al asesino en serie bautizado como Golden State Killer. 

DeAngelo, que no mostró ningún tipo de emoción cuando escuchó su condena, habló públicamente por primera vez poco antes de recibir su pena: “Me he sentado y he escuchado cada una de sus declaraciones, cada una de ellas. Y lo siento por toda la gente a la que he herido”.

El juez de la Corte Superior de Sacramento, Michael Bowman, dijo que estaba conmovido por el “valor y la fuerza” de las víctimas, cualidades que, a su juicio, le faltaban a DeAngelo.

“No pude evitar preguntarme, ¿qué estabas pensando? Tengo la más sincera esperanza de que los supervivientes encuentren alguna resolución, algo de paz y, con suerte, encontrar algo de justicia, aunque sea imperfecta ”, confió Bowman cuando le impuso la condena.

DeAngelo aterrorizó el estado entre 1976 y 1986, una década en la que violó y asesinó impunemente. Luego, dejando tras de sí decenas de vidas hechas trizas, se perdió en el anonimato. Durante décadas no se supo de él otra cosa más que su apodo. Su identidad y localización fueron un misterio, hasta que una novedosa técnica forense permitió rastrear su ADN y llevó a su arresto en 2018.

[La policía usó sitios de genealogía para atrapar al Asesino de Golden State]

El expolicía fue acusado de haber cometido al menos 13 violaciones y 13 asesinatos, de los que se declaró culpable. Además reconoció 63 violaciones que ya han prescrito.

DeAngelo ofreció un pacto a la Fiscalía: admitir su culpa a cambio de evitar la condena a muerte. Eso eliminaba además la necesidad de celebrar el juicio, lo que al final convenció a los fiscales: la mayoría de testigos y víctimas que podrían hablar en su contra son personas mayores, y algunos sufren problemas de salud, por lo que un proceso dilatado como el que se preveía podía suponer un riesgo añadido para ellos en la pandemia.

[El asesino serial más prolífico: confesó haber matado a más de 90 mujeres y el FBI le creyó. Ya han comprobado 50 casos]

Sin embargo, algunas víctimas se habían quejado porque sin un juicio no tendrían un sentido de final. Las comparecencias de esta semana sirivieron para ese fin y para formar la opinión del juez que le condenó a cadena perpetua.

Casi medio siglo después los sobrevivientes de los crímenes de DeAngelo tuvieron la oportunidad de confrontarlo en persona esta semana.

Dos hermanas tenían 15 y 16 años respectivamente cuando las atacó. A Peggy la violó y a Sue la ató y amordazó en la habitación contigua. Ninguna de las dos dio sus apellidos al describir el trauma en sus vidas, por lo demás exitosas.

“Dios mío, solo éramos chicas de secundaria”, dijo Peggy, y señaló que estaba atónita cuando arrestaron a DeAngelo.

“Después de más de cuatro décadas, ya no era un fantasma, sino un verdadero monstruo que vivía y respiraba”, dijo. “Después de 42 años, finalmente hubo un rayo de justicia”.

“Es un hombre horrible y ninguno de nosotros tiene que preocuparse más por él”, agregó.

[Hallan un cadáver sumergido en el caso del asesino serial de mujeres inmigrantes]

“Él y su cuchillo me tuvieron bajo control total durante las próximas dos horas”, leyó de la declaración de su madre Patti Cosper, la hija de la sobreviviente de violación Patricia Murphy. “Él realmente es un monstruo malvado sin alma”.

Dieciséis de sus víctimas de violación en el condado de Sacramento comenzaron a confrontarlo en un juzgado que, por lo demás, todavía está cerrado al público debido al coronavirus. 

“Yo era una chica normal de 15 años. Me encantaba ir a la escuela, tener fiestas de pijamas e ir a la iglesia”, dijo Kris Pedretti a la corte. “Mi mundo era pequeño, predecible y seguro”.

Luego, DeAngelo la atacó justo antes de Navidad en 1976.

“Al finalizar esa noche, mi mundo había cambiado para siempre”, dijo. “Canté ‘Jesús me ama’ en mi cabeza mientras esperaba, esperaba morir”.

Pedretti le dijo al juez que tras su captura, finalmente, pudo librarse de su maldad.

“Saber que DeAngelo pasará el resto de su vida en prisión por sus actos atroces me ha permitido terminar un oscuro viaje para empezar otro nuevo”, agregó.

Lisa Lilienthal describió a DeAngelo como un sádico monstruo, mientras presentaba testimonio por videoconferencia del ataque que presenció contra su madre. Antes de su arresto, dijo que “algo había permanecido en las sombras: nuestro sentido de normalidad y nuestro sentido de seguridad también habían sido violados”.

Pete Schultze recordó cómo DeAngelo “realizó actos horribles contra nuestra madre mientras estaba atada y con los ojos vendados”. Él mismo fue atado a un poste de la cama a los 11 años, mientras que su hermana de 7 años fue encerrada en su habitación durante el ataque a Wini Schultze.

Llamó a DeAngelo un “monstruo enfermo” en la corte, con el asesino sentado frente a él con un mono de prisión naranja, mirando de frente con su mascarilla puesta.

Con información de The Associated Press

Fuente: Notocias Telemundo

Siguenos:
WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux