Dulce Matuz: de soñadora indocumentada a ciudadana estadounidense

EFE

La activista y “soñadora” Dulce Matuz, quien fuera reconocida en 2012 como una de las personas más influyentes del mundo por la revista “Time”, alcanza hoy uno de sus más grandes anhelos al convertirse en ciudadana de Estados Unidos…

“Este es un día muy significativo para mi, he estado aquí en este país sin documentos por 12 años y al principio no entendía lo que significaba, pero me di cuenta que de nada valían mis esfuerzos si no tenía ese “dígito de nueve números” (el número del Seguro Social), sin ellos no podría lograr muchas de mis metas”, declaró a Efe Matuz.
Originaria del estado mexicano de Sonora, Matuz llegó a este país cuando tenía solo 15 años de edad con el propósito de reunirse con su madre.
Enfrentando múltiples obstáculos debido a su estatus migratorio, Matuz logró terminar su escuela secundaria y continuar sus estudios superiores graduándose de la carrera de ingeniería electrónica en la Universidad Estatal de Arizona (ASU).
Fue en su época de estudiante en la universidad que vivió en carne propia el verdadero significado de “no tener papeles” y como se le cierran las puertas y las oportunidades a las personas que no tienen un estatus migratorio en regla a pesar de las ganas de superación que tengan y lo brillantes que sean en sus carreras.
En el 2007, Arizona aprobó la controvertida ley estatal 300, la cual niega la posibilidad a estudiantes indocumentados de pagar colegiaturas como residentes del estado en universidades y colegios públicos.
“En el 2009 comencé a involucrarme en la lucha, me di cuenta de todas las injusticias que estaban ocurriendo”, manifestó.
Cofundadora de la Coalición del Acta Sueño en Arizona, Matuz, que por años fue una “cara frecuente” en marchas, protestas y eventos a favor del acta sueño, los soñadores y la comunidad inmigrante en Arizona, luchó arduamente para que esta legislación no fuera aprobada a nivel nacional.
Su labor en Arizona fue reconocida en abril del 2012 cuando la revista “Time” la catalogó como una de las personalidades más influyentes en el mundo compartiendo puesto con mandatarios y personalidades como el presidente Barack Obama.
Matuz también formó parte del grupo de soñadores que presentó una demanda en contra del estado de Arizona, cuando en el 2012 la entonces gobernadora Jan Brewer firmó una orden ejecutiva negando licencias de conducir a los jóvenes amparados bajo el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA).
Tras una larga lucha legal, un juez federal finalmente falló a favor de los soñadores en diciembre del 2014 permitiéndoles obtener sus licencias.
Hoy, la activista fue una de un grupo de aproximadamente 140 personas de más de 130 países que juramentaron como nuevos ciudadanos en una ceremonia celebrada en el auditorio de la escuela secundaria Trevor Browne en Phoenix, Arizona.
Minutos después de haberse hecho ciudadana, Matuz se registró para votar, un proceso que llevó a cabo junto a su madre.
“Estoy cumpliendo con lo que predico, todos los que podemos debemos registrarnos para votar”, aseveró.
Indicó que en el país hay aproximadamente 27 millones de latinos registrados para votar y en algunas ocasiones ni siquiera la mitad se presentan a votar.
En su opinión, las próximas elecciones de noviembre serán de gran importancia para toda la comunidad en general, tengan o no “papeles”.
Aseguró que para ella será un gran privilegio el poder votar por primera vez en su vida, ya que en su natal México tampoco ha podido votar debido a que salió joven y ya no vive en ese país.
Matuz, actualmente casada con un ciudadano, madre de un niño de 2 años de edad y es la dueña de su propia compañía de bienes raíces, consideró que aunque obtuvo la nacionalidad aún no ha alcanzado “el sueño americano”.
“El sueño americano es algo que siempre está evolucionando, llegamos a una meta, pero después surge una nueva. Nuestra comunidad aún tiene un largo camino por recorrer, tenemos grandes retos especialmente la aprobación de una reforma migratoria”, concluyó la activista.

Avatar

Ruby Limon

More From The Author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *