LOADING

Type to search

EL PODER DE LAS PALABRAS

Mónica Ferguson
Share

Queridos Lectores…

Hemos leído y escuchado en muchas partes sobre el poder que tienen las palabras, pero aún así continuamos hablándonos de una forma que nos aleja de nuestras metas atrayendo justamente aquello que tanto tememos. Posiblemente te has dado cuenta de que hay personas que parecen un imán atrayendo todo tipo de calamidades y problemas a su vida. ¿Alguna vez les has escuchado hablar? Si lo haces, te darás cuenta de que siempre están hablando negativo de todo cuanto les rodea. ¿Te parece reconocer alguna de estas frases?

  • ¡Creo que me voy a enfermar!
  • Estoy segura de que si tuviera la oportunidad me sería infiel…
  • No creo que me van a dar ese trabajo…
  • Las cóleras que me ocasionan mis hijos van a terminar matándome.
  • No atraigo a nadie, me veo tan…(vieja, gorda, fea)
  • ¡Creo que jamás saldré de pobre!
  • ¡Qué vida tan miserable la mía!!…
  • Me va muy mal en el amor.

La lista es larga. Mientras escribía esto, se me ocurrían muchas frases que escucho decir a la gente cercana y siempre les imploro.. “Por favor, no digas eso. Lo que estás diciendo es una declaración que estás enviando al universo, manifestando una certeza que tienes y el universo se encargará de darte exactamente eso que tanto declaras y repites.”

La Biblia nos alerta de esto también… “Produciré frutos de tus labios” Isaías 57:19.  Esto se refiere simple y claramente a que lo que salga de tu boca será lo que atraerás a tu vida. Así que por favor, detente antes de hablar y piensa primero si esas palabras van a traer a tu vida abundancia de amor, de paz, de generosidad, de prosperidad.  Recuerda que tú construyes tu vida a partir de 4 pilares. Tus Acciones, tus palabras, tus pensamientos y tus sentimientos.

Tus Acciones son el resultado de tus pensamientos y tus sentimientos. Cuando haces algo, lo haces motivado por tu mente y tu corazón. Pero las palabras no solamente reflejan lo que tienes en el corazón y en la mente, sino que llegan a tu boca como un manuscrito que alguien te dio a memorizar desde que eras un niño. Si te preguntas por qué tienes la tendencia a estar hablándote de esta manera todo el tiempo, regresa un poco a tu infancia, a lo que recuerdas haber escuchado en tu casa.

Tal vez tu madre o alguien muy cercano hablaba todo el tiempo negativamente y esto se marcó en tu memoria y en tu vida. Los niños aprenden por ejemplo, y de forma automática. Así que no es tu culpa tener esta tendencia, lo que sí es tu culpa es que aún estando consciente de que te estás  haciendo un mal, continúes haciéndolo.

De ahora en adelante, cambia toda frase negativa por una positiva. En otros artículos les he hablado de un ejercicio muy sencillo pero muy efectivo y es escribir una lista de todas aquellas cosas por las que te sientes afortunado. Tus bendiciones. Haz una lista detallada, por favor no olvides nada, da gracias por tu vida, por un día más, por tu salud, por tu familia, por tu mente lúcida, por el privilegio de vivir en un país sin guerras, sin hambre, por la naturaleza, por el aire que respires, por los animales, por tu entorno, por la educación de tus hijos o de ti mismo. Por las oportunidades, por el trabajo, por el amor, y tantas cosas más.

Después de hacer tu lista, guárdala en donde la puedas tener a la mano y leerla todos los días, hasta que construyas el hábito del agradecimiento y de anular los pensamientos negativos de tu vida.

Y por favor, dale el mismo regalo a tus hijos que tú hubieras querido para ti. No te permitas hablarles negativamente, con frases que les hagan pensar que hay algo mal con ellos. Al contrario, elogia sus virtudes, ignora sus defectos, y enséñales a ver lo bueno y positivo que hay en todo.

Amigo lector, declarar que la vida está llena de bendiciones y oportunidades, es poner tu vida en la dirección correcta, ya que así el universo que Dios rige, sabrá exactamente qué es lo que anhelas y eso es lo que atraerás.

Ya sabes, si necesitas un cambio en tu vida y no sabes por dónde empezar, el primer paso es tu autoestima y tu salud. Pide una cita GRATIS conmigo al 1-888-929-2639 o sígueme en Facebook o Instagram como Sculptor Body Spa.

Bendiciones, Paz, Amor!!

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux