LOADING

Type to search

Falta de tiempo

Avatar
Share

¡Quiiiuuuubole! razaaaa!! cómo se les ha ido: rápida, suavecito y sin sentirla….? la vida, claro!,,, po’s ¿qué pensaron?… ya se parecen al cochino padre que es el confesor de la Chabelita. Me van

¡Quiiiuuuubole! razaaaa!! cómo se les ha ido: rápida, suavecito y sin sentirla….? la vida, claro!,,, po’s ¿qué pensaron?… ya se parecen al cochino padre que es el confesor de la Chabelita. Me van a perdonar, pero como hoy casi no tengo tiempo, po’s no’mas les voy a echar un cortito y rapidín!. El chistorete dice así:
Resulta que un agente rural, trataba de venderle un seguro al hosco y desconfiado ranchero. Queriendo entablar una conversación amigable, le pregunta: — Dígame: ¿sus vacas dan mucha leche?•- ¡No dan nada! -responde con sequedad el granjero- uno se la tiene que sacar!!! jaaa!, jaaa!… Así de precisos son mis paisanos! Y hablando de dar y de sacar, ¿Se han dado cuenta que el tiempo no nos alcanza para nada y que es imposible hacer lo que nos recomiendan hagamos a diario?… Sólo como ejemplo, nadie puede hacer todo lo que los dietistas nos recomiendan: Comer una manzana por el hierro y un plátano por el potasio. Tomarse al menos un galón de agua todos los días e ingerir un complemento vitamínico… ¡ah!, y todos los días hay que tomar una aspirina para prevenir los infartos; además de dos dedos de vino tinto y un vaso de cerveza, hug!, quién rayos va a hacer todo eso, aunque lo bueno es que si te lo tragas todo junto, aunque te dé el infarto ni te enteras.

Dicen que todos los días hay que comer fibra, mucha fibra, cuanta más fibra mejor. Y también te tienes que comer una naranja para la vitamina C…. ¡ah!, y una dona si quieres tener un día redondo. Por supuesto, hay que hacer las tres comidas al día, sin olvidarte que cada vez tienes que masticar cien veces y después lavarte los dientes. Ya sabes que después de cada comida hay que lavarse los dientes. En fin, hay tantas cosas por hacer en un día que sacando cuentas, es imposible hacer todo lo que dicen que debemos hacer.

Y del tiempo ni hablar, porque haciendo el cálculo, el día debería tener al menos 30 horas, veamos porque: Comer tres veces al día, más todo lo anterior que tienes que tragar, se te van al menos cinco horitas. Todos lo días hay que dormir ocho horas y trabajar otras ocho, más las cinco que empleamos en comer, ya llevamos veintiuno. Y nos quedan tres.

Curiosamente y según las estadísticas, vemos un mínimo de tres horas diarias de televisión. Entonces ya nos fregamos porque también todos los días hay que caminar por lo menos media hora. Los que tenemos hijos estamos peor de fregados, pues hay que darles “Tiempo de Calidad”. También hay que cuidar las amistades (porque las amistades son como una planta, hay que regarlas a diario). Y si es con cerveza o unos drinks, pues mejor.. no? ¡Ah!, y no olvidemos que hay que practicar sexo todos los días pero sin caer en la rutina, con lo cual, hay que innovar, y eso también lleva su tiempecito. También hay que buscar tiempo para barrer y limpiar, y no te digo nada si tienes perro, gato o cualquier mascota, mejor te suicidas. En fin, a mí las cuentas me salen en 30 horas.

En fin, para que el día nos alcance, la única posibilidad que se me ocurre es hacer varias cosas a la vez. Por ejemplo, mientras te duchas puedes abrir la boca y así vas tomando agua. Al mismo tiempo que te secas, puedes comerte una dona metiendo el plátano por el hueco (de la dona por supuesto). Cuando salgas del baño, tú ejercitas los brazos, mientras tu pareja camina haciendo el amor en la pose de la carretilla y con el cepillo de dientes en la boca, te amarras una escoba a la cintura y vas barriendo. De paso, que tu pareja vaya viendo la televisión y te cuente las noticias o la novela. Después de todo esto, algunos de nosotros nos ponemos dramáticos y tenemos el descaro de reclamar a los amigos o amigas: ¡¡¡Qué milagro!!!!!! ¿Qué te haz hecho?… ¿Por qué no me has llamado??? … Así que amigo, amiga lector/a, si sientes que el día ya no te da tiempo para más, haz lo que el ranchero de mi chistorete, no esperes que la vaca te de leche, porque no te va a dar “tu se lo tienes que sacar!”… el tiempo, claro!, el tiempo.diGo… yO No’mas DigO!

Previous Article
Next Article

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Next Up

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux