LOADING

Type to search

HOMBRES PREVENIDOS

Avatar
Share

En una cantina, todo el mundo estaba chupando y pasándosela a todas margaritas, cuando de pronto: todos comenzaron a correr como locos buscando donde esconderse.El mesero al darse cuenta de eso, les d

HOMBRES PREVENIDOS

En una cantina, todo el mundo estaba chupando y pasándosela a todas margaritas, cuando de pronto: todos comenzaron a correr como locos buscando donde esconderse.El mesero al darse cuenta de eso, les dice:– ¿Pero, qué pasa? ¿por qué se esconden todos?– ¡Porque ahí viene el manco -dice uno de ellos-; y luego le da por ir al baño…! (….no le entendí…. je!, je!… haste güey!)

VIEJA TARUGA

Una chava fresa, que nunca había salido de la ciuda’ fue a pasar sus vacaciones al rancho que tenían unos parientes suyos… El primer día se levantó muy temprano… y muy contenta se dirigió al establo. Al poco rato, salió su tío Cleofas y al verla le dijo.– ¡Válgame Dios, mi’ja! ¿Pero qué’stas haciendo?– ¡Pues ayudando en las labores del campo, tío! Me levanté antes que tú y decidí venir a ordeñar… ¿Pero por qué te asombras tanto, tío? ¡hasta te quedaste mudo!– No pos, asombra’o si’stoy. Pero más asombra’o ha de estar el toro, porque nunca lo habían ordeña’o.

RARA PETICION

Una pareja de campesinos llega a la ciudad para hablar con el obispo de la catedral. En la entrada, son recibidos por el cura, secretario de éste quien les dice: — Perdonen hijos, van a tener que cambiarse de ropa. Así no puede entrar a ver al obispo. — ¡Caray María Candelaria! qué cosas raras piden aquí, ¿virdaa’?…Se van, pero al poco rato regresan y… –Así estamos bien, padrecito?

TODO ES POSIBLE

Un tipo no muy carita y ya medio viejo, le anda “queriendo llegar” a una buenérrima chica. Ante tanta insistencia, ella le dice:…– De una vez por todas Arnulfo, entiende que nunca aprendería a quererte….– Caray!, que lástima Curvosea. Ahora que me quería casar contigo… pues me acabo de sacar cincuenta millones en la lotería…– Esteee… Bueno Arnulfito, claro que sí me dieras unas leccioncitas… estoy segura que sí aprendería.

POR INFIEL

Franjolina estaba muy quitada de la pena en su casa, cuando de repente suena el teléfono.– ¿Bueno?– ¡Franjolina, mi amor!, ¿eres tú?– ¡Beto!, ¡Mi vida! Que gusto me da oirte!– Mira, nada más te hablo para advertirte que mi vieja ya supo lo nuestro y….– ¡Cómo! ¿Y aún así te atreves a hablarme desde tu casa?–No, no te hablo de mi casa… te hablo desde el hospital de la cruz roja.

Siguenos:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux